Cine peruano 2016: Un mapa emocional

02videofilia-master768

Videofilia (y otros síndromes virales), de Juan Daniel F. Molero

Fin de año. Momento de listas con interminables títulos. Momento de balances hechos usualmente por críticos o prensa especializada. En esta ocasión me he tomado la licencia de invitar a 31 33 cineastas peruanos a que nos compartan algunas sensaciones de su año. ¿Qué han visto nuestros cineastas? ¿Con qué películas se han emocionado? ¿Qué momentos les ha parecido importantes? ¿Qué disgustos se han llevado? ¿Qué obras de arte, qué libros, canciones, pinturas han descubierto en estos doce meses?

Este es un mapa emocional que intenta dar una mirada global sobre lo que es nuestro cine, amplio y complejo como nuestro propio país. Están aquí cineastas que han podido estrenar en la cartelera comercial consiguiendo más de un millón de espectadores, así como cineastas cuyo recorrido es más íntimo y marginal. Todos ellos han recibido estas seis preguntas:

1. ¿Cuál es la película que más te ha emocionado el 2016?

2. ¿Cuál es, para ti, la película peruana más valiosa del año?

3. ¿Cuál ha sido tu mejor experiencia cinematográfica del año?

4. ¿Cuál ha sido la peor?

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

6. ¿Una obra de arte (libro, pintura, canción) que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante?

Las respuestas son diversas e incluso contradictorias, algo completamente lógico. Pero también hay un factor común: esa sensación de que el 2016 ha sido un año (otro más) marcado por el maltrato impune de los exhibidores a las películas peruanas y al cine en general. Un año en que se ha vuelto a comprobar que la Ley de cine ha quedado anacrónica y exige a gritos varias modificaciones. Un año donde se confirma que las cadenas sólo quieren un tipo de cine. Sólo aceptan un tipo de cine. A las otras, o ni las programan o las exhiben enviándolas a los peores horarios. Este cuestionario sirve como muestra del maltrato descarado a nuestros cineastas (basta leer las respuestas de Juan Daniel F. Molero, director de Videofilia, sobre lo sucedido con su película). Esta actitud ya normalizada de los cines se debe acabar.

También se mencionan otros problemas constantes: el centralismo (no perderse al respecto el testimonio de Luis Basurto, cineasta de Huancayo) y el funcionamiento de la gran crítica local que solo comenta las películas estrenadas comercialmente, olvidándose de visibilizar a las demás (Robinson Díaz lo comenta con precisión).

Pero este es también un cuestionario con alegrías, que da otras luces, donde hay espacio para emocionarse, para recordar que se vienen afianzando espacios de reunión y de comunidad, para el descubrimiento de nuevos nombres como el de Carmen Rojas Gamarra, Felipe Esparza o Edward de Ybarra, y de títulos que tengo muchas ganas de ver: El poder de la X (Vizcarra), Dictado (Ybarra), Masabu (Benvenuto), Espartambos (Maldonado), entre otros.

Además, sin duda, lo mejor son las respuestas a la última pregunta, las obras de arte que cada cineasta ha descubierto este año. Pinturas de Nikolai Astrup, libros de Zygmunt Bauman, poemas de Eielson o la serie Carnival Strippers de Susan Meiselas. Un placer descubrir todo ello.

Agradecido con los cineastas (y en algunos casos también videoartistas, como Angie Bonino o Paola Vela), los dejo con sus respuestas.

Fernando VR.

*

boi-neon

Boi Neon, de Gabriel Mascaro

Sofía Velázquez (Retrato peruano del Perú)

1. La película que más te ha emocionado

Boi Neon de Gabriel Mascaro y Bella e perduta de Pietro Marcello. Las dos son del 2015 pero las vi el 2016. Ambas son sobre animales, humanidad, poesía y filosofía.

2. La película peruana más valiosa del año

Una que no ha sido estrenada comercialmente, es más, ni siquiera está terminada pero es lo mejor que he visto hecho en el Perú este año: Re(v)bela, de tres chiquillas que se las traen (Melanie Muedas, Marel Coral, Nicolé Hurtado). Cine de mujeres, sobre mujeres, con mucha honestidad y poesía, rompiendo con la victimización y los lugares comunes.

3. La mejor experiencia cinematográfica

Las asesorías que recibí de Andrés Duque.

4. La peor experiencia cinematográfica

Guerrero.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

Pretender creer que los públicos no se construyen. Dos: La rochosa hermandad entre cine y publicidad (concretamente me refiero a los “placements”).

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

El libro La rebelión de Túpac Amaru de Charles Walker (ya hay película, pero el tema es infinito, no se va a agotar nunca) y los cuentos de Augusto Higa.

*

the-salesman

The Salesman, de Asghar Farhadi

Frank Pérez Garland (Locos de amor, Margarita)

1. La película que más te ha emocionado
Escoger una, sobretodo con mi pésima memoria, es muy difícil pero, siendo injusto con muchos otros títulos, me podría quedar con
The Salesman de Asghar Farhadi.

2. La película peruana más valiosa del año
Solos de Joanna Lombardi. Por la honestidad de la propuesta, el alto nivel estético y la excelente dirección de actores.

3. La mejor experiencia cinematográfica del año
Haber entretenido a tantísimas personas con dos películas que, a pesar de sus imperfecciones, me hacen sentir muy orgulloso de ellas.

4. La peor experiencia cinematográfica del año
Que este año haya quedado clarísimo que únicamente ese tipo de películas puedan darse en los cines.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?
El acceso de las películas al público y la falta de espacios para ver propuestas más interesantes lejos de un TV o un proyector de baja calidad. La exhibición de películas en nuestro país es y seguirá siendo lamentable y las películas peruanas que no están claramente pensadas y realizadas de cara a un público muy amplio cada vez tendrán menos espacios de ser mostradas con los estándares que uno, como director, desea que sea visto el trabajo de uno.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante
Crystals de Of Monsters and Men.

*

elle-isabelle-huppert

Elle, de Paul Verhoeven

Manuel Eyzaguirre (Viajero, Verano)

1. La película que más te ha emocionado

Elle de Paul Verhoeven. Tensa. Inteligente.

2. La película peruana más valiosa del año

Videofilia (y otros síndromes virales). Fresca. Atrevida. Minimalista. Reflexiva.

3. La mejor experiencia cinematográfica del año

Ver Sicario junto a mi hijo de 10 años y que le impacte tanto como a mí.

4. La peor experiencia cinematográfica del año

Ver Guerrero junto a mi hijo. Decepcionante salvo por el casting infantil.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

Pensar que el único cine es el que se hace en Lima. Hay que descentralizar y dar espacio a ese otro cine: el de las regiones. Minimalistas, sin recursos pero con propuestas/historias más creativas que las comerciales. Necesitamos salas de cine estatales y fortalecer los cineclubes a nivel nacional.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

La Teoría del Superhombre de Víctor Colmenarejo. Y las Correspondencias fílmicas entre Guerin y Jonas Mekas.

*

reel-23-anne-1-frame

Five Year Diary, Reel 23: A Breakdown (and) After the Mental Hospital, de Anne Robertson

Tatiana Fuentes Sadowski (La huella, Bam bam pum lol)

1. La película que más te ha emocionado
Son dos pelis que no son de este año,
Blind Mountain de Li Yang, que me impactó mucho por la historia que cuenta y por su capacidad de filmar ficción con gente no profesional en un pequeño pueblo de montaña en China; y Five Year Diary, Reel 23: A Breakdown (and) After the Mental Hospital de Anne Charlotte Robertson, porque está cargada de poesía y de pura vida.

2. La película peruana más valiosa del año
No sabría decir porque este año he visto poco cine, pero descubrí a un documentalista peruano increíble, Jorge Suárez. Vi
Ashaningas del Cutivireni y la manera en que observaba y filmaba los rostros, el espacio que le daba a los sonidos del bosque y el plano final de la cascada son maravillosos.

3. La mejor experiencia cinematográfica del año
Un taller de revelado de película a mano que hice con los Distruktur (su peli
Muito Romántico la pasaron en Transcinema y estuvo muy paja).

4. La peor experiencia cinematográfica
La partida de Abbas Kiarostami.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?
Diversidad, difusión, educación hacia la imagen, falta de una ley que respalde el lugar del cine nacional en cartelera.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante
El poema de César Calvo, que es una canción,
Maria Landó. Su letra es, para mí, como un corto que me gustaría muchísimo hacer.

*

carol

Carol, de Todd Haynes

Joel Calero (La última tarde)

1. La película que más te ha emocionado

La película que más me emocionó este 2016 fue Carol. Y necesité verla 3 veces en el Cinemanía de Bogotá para llorarla a gusto.

2. La película peruana más valiosa del año

La deuda de Barney Elliot.

3. La mejor experiencia cinematográfica del año

La experiencia cinematográfica más importante de este 2016 ha sido reescribir el guión de mi siguiente película La piel más temida, en Madrid, con la asesoría de Paz Garciadiego y David Muñoz, asesores exigentísimos y brillantes.

4. La peor experiencia cinematográfica

El incendio de UVK Larcomar, mi cine preferido.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

El gran problema del cine peruano sigue siendo la falta de una ley de cine moderna que genere ese fondo cinematográfico que necesitamos tanto.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

Recién este año pude leer La conquista de lo inútil, ese libro tan necesario de Herzog, auténtica fuente de inspiración para todos los que padecemos ese delirio grandilocuente que supone hacer cine.

*

bella-e-perduta-v9-27750

Bella e perduta, de Pietro Marcello

Robinson Díaz (A punto de despegar)

1. La película que más te ha emocionado

Aunque se trata de una película del año pasado, fue en el 2016 que pude ver Bella e perduta en su exhibición en Lima Independiente. Pietro Marcello, el director, compone un filme elegíaco, un lamento por el pasado glorioso de Italia, que difícilmente volverá. Y para ello el ingenio de Marcello convoca a la figura de Pulcinella, personaje popular de la commedia dell’arte, como protagonista, y a un búfalo llamado Sarchiapone, al que oiremos su voz interior durante la película. Y todo esto sin descuidar el rigor formal ni la libertad creativa pues en Bella e perduta conviven desde el registro documental y las atmósferas inquietantes casi oníricas del inicio hasta el conjunto de momentos íntimos y sentidos. Sin duda, lo mejor que vi este año.

2. La película peruana más valiosa del año

El estreno comercial de Videofilia (y otros síndromes virales) es el evento cinematográfico peruano del año. No ha habido en el 2016 una película que compita con su originalidad, frescura y, al mismo tiempo, rigor. Aunque no han tardado en aparecer películas peruanas que comparten sus preocupaciones y reflexiones, Videofilia es una rara avis en el panorama cinematográfico nacional, y lamentablemente no ha tenido la repercusión en los medios que merecía.

3. La mejor experiencia cinematográfica del año

El estreno en 2016 de Cemetery of Splendour en Lima ha sido el evento cinematográfico del año en Perú. Apichatpong Weerasethakul es uno de los nombres capitales del cine mundial, y con esta película reafirma esa condición. Ha hecho su película más política, sin abandonar por ello su poética, tan particular y reconocible; todo lo contrario, con esta película la renueva y la amplía de manera magistral. La cinta, que gira en torno a la relación entre una mujer mayor y un soldado aquejado por una rara enfermedad del sueño, fue además, proyectada en una excelente calidad en el festival Lima Independiente lo que hace de la experiencia la más satisfactoria de este año.

4. La peor experiencia cinematográfica

Lamentablemente La última noticia es la apuesta por un cine caduco y obsoleto, nostálgico de las formas del cine nacional de los años ochentas. Pero no solo adolece de ese error, pues la película revela un guion plano, esquemático y previsible, actuaciones pobres, una fotografía lamentable y recursos afectados y fallidos (como ese montaje en la cabina de radio que termina con una lágrima del protagonista). Además, ideológicamente me parece deplorable: en la película los senderistas aprietan el gatillo por cualquier motivo, los militares en cambio solo son unos abusivos respetuosos de la vida. Voluntaria o involuntariamente dan un mensaje tergiversado. ¿Qué pensarán los deudos de las víctimas de Accomarca o del periodista Jaime Ayala del que supuestamente se inspira la película?

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

La crítica cinematográfica peruana mantiene vicios que, al parecer, no les interesa enmendar. No voy a mencionar todos, solo voy a observar uno de ellos: el interés exclusivo por la película que tiene estreno comercial. Solo estas películas merecen un análisis, una crítica. Las películas peruanas que no llegan a estas salas no merecen más de un párrafo. Y, paradójicamente, muchos de estos críticos se quejan de la pobreza artística que exhiben los filmes que se exhiben en la cartelera. ¿No sería bueno revisar y dar más espacio a las películas que se muestran en exhibiciones alternativas? ¿O acaso esperan el estreno comercial de Algo se debe romper, Masabu o 6? No hay que ser muy listos para saber que eso nunca va ocurrir. Es labor de la crítica no solo comentar filmes sino también visibilizar lo valioso.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

En mi opinión, una de las obras artísticas más estimulantes que produjo el 2016 fue Blackstar, el disco final de David Bowie. Una obra portentosa que no solo tiene impacto en lo cinematográfico (no olvidemos que Bowie tiene un pequeño espacio ganado en el cine, además que siempre se preocupó por el aspecto visual de sus obras, basta ver los dos inquietantes videoclips de este trabajo) sino en cualquier arte. Con este disco nos muestra, una vez más, que la vejez no es sinónimo de nostalgia ni de conservadurismo. Atento a la producción musical actual, mira el pasado y futuro al mismo tiempo y nos regala una obra magistral, con un sonido difícil de clasificar, a pesar de los préstamos del jazz de vanguardia, la electrónica y el pop. Y no hay que olvidar la valentía de un hombre completamente comprometido con su oficio, a tal grado que enfrenta la inminente muerte con su arte. Ese compromiso es algo a lo que todos los cineastas (y artistas, en general) debemos aspirar.

*

on-the-silver-globe

On the Silver Globe, de Andrzej Zulawski

Tilsa Otta (Vale la pena vivir, Tu voz)

1. La película que más te ha emocionado

No es del 2016 pero es la que más me emocionó de las que vi este año: On the Silver Globe de Andrzej Żulawski. Cerca, Heart of a Dog de Laurie Anderson.

2. La película peruana más valiosa del año

Menciono dos: Videofilia (y otros síndromes virales) y Mi nombre es Fujimori. La primera porque sin duda es innovadora y refrescante dentro del panorama peruano y, siendo una peli de pequeño presupuesto hecha entre amigos, ha obtenido más reconocimientos internacionales que ninguna otra que recuerde. La segunda por su valentía y potencia para removernos en el momento más urgente.

3. La mejor experiencia cinematográfica

Concluir el Máster LAV de cine, la expo de Hito Steyerl en el Reina Sofía, organizar un ciclo de cine sobre sexualidades diversas en un espacio madrileño, imaginar el guion de mi primer largometraje.

4. La peor experiencia cinematográfica

Recuerdo con mucha tristeza la salida de Jaime Luna del CAFAE, donde programaba excelentes ciclos gratuitos.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

Creo que el más grande es la labor deformativa que cumplen las distribuidoras en alianza con las cadenas de cine comercial, pues no solo perjudican a la cinematografía nacional sino a toda una nación.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

Las hordas de delfines que vi en el mar de Oaxaca.

*

salaam

Salaam Cinema, de Mohsen Makhmalbaf

Diego Vizcarra (Nueva visualidad, Liminal)

1. La película que más te ha emocionado

Pucha, no vi tanto cine realmente de este año. Volví a ver Salaam Cinema de Mohsen Makhmalbaf y lloré de alegría… Viejo calavera me encanto, muchas más.

2. La película peruana más valiosa del año

Sin duda Videofilia, es su año.

3. La mejor experiencia cinematográfica

Transcinema y Lima Independiente, siguen siendo aire fresco y dejándonos ver ese cine vital, creativo y audaz que EXISTIRÁ siempre.

4. La peor experiencia cinematográfica

Suicide Squad, un asco, aunque bastante emblemática de la cartelera comercial, me parece.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

El cuello de botella en la exhibición que deja todo en manos de la decisión mercantil y quizá también nuestra desidia como comunidad para cambiar la situación, yo soy partidario sin atenuantes de la cuota de pantalla, así que…

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

El zorro de arriba y el zorro de abajo, no tanto (aunque también) para su adaptación cinematográfica, sino por su intensidad e importancia irradiante, ¡un cine (y cultura) más arguedeano!

*

victoria44.png

Victoria, de Sebastian Schippe

Luis Basurto (El viaje macho)

1. La película que más te ha emocionado
Victoria de Sebastian Schippe (Alemania, 2015) Me sacó la mugre el tratamiento
y propuesta.

2. La película peruana más valiosa del año
Creo que
Videofilia (y otros síndromes virales) de Juan Daniel y Extirpador de Idolatrías de Manuel Siles. Dejé de ver otras más.

3. La mejor experiencia cinematográfica

Ganar el premio a la producción para mi segundo largometraje Y la vida sigue, nombre aún no definitivo y hacer un pre estreno de mi ópera prima El viaje macho en el festival Lima Independiente, aunque aún estamos terminando la post final para su posible estreno oficial en salas.

4. La peor experiencia cinematográfica
Reconfirmar que acceder a los servicios de procesos de post producción cinematográfico en el Perú, sigue siendo un asalto a mano amada para cineastas que tienen pocos recursos económicos, pero que sin embargo esa situación, nos demostró que los supuestos TOP de la post de sonido y de imagen no son los únicos y que uno mismo con un buen soporte y mucho ensayo/error puedes hacer tu propia post, y en términos profesionales: colorización, blow up DCP.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?
El gran problema del cine son los grandes problemas del cine. Para enumerar unos cuantos, está la poca o nula unidad de gremios para abordar una coalición para sacar adelante la eterna y nunca encontrada ley de cine. Porque ojo, Ley o proyecto de Ley hay, pero intereses ocultos que pululan por las oficinas de cineastas y autoridades no permiten la unión para afrontar esto de la Ley. La distribución, sigue siendo un talonsazo de Aquiles, porque ni película de autor o película comercial peruana, las respetan. Por ese lado estamos huérfanos del Estado que no protege el producto peruano. Una mierda. La eterna discusión del cineasta limeño con el cineasta de región. La falta de mirada a este sector por parte de DAFO, que creen que con darles 3 premios de 400 mil soles ya solucionaron el problema. Y no es así, cuando en realidad la situación se debe abordar desde el punto de la capacitación y profesionalización de técnicos cinematográficos en las regiones. Con decirte que en Huancayo (Junín), lugar que tiene como cinco premios regionales, no existe ningún sonidista, ningún director de fotografía, ningún director de arte. Todos los debes importar desde Lima. Y así.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante
No sé si descubrí o redescubrí, pero Béla Tarr me mata y me seguirá matando. Lo mismo con Pedro Costa. Libros, apenas leo los que tengo en el librero viejo de mi casa. Música, hay una flaca que se llama La Lá y tiene una canción que se llama
Caramelo. Creo que es increíble.

*

gueros

Güeros, de Alonso Ruizpalacios

Adrián Saba (El soñador)

1. La película que más te ha emocionado

Me confundo un poco con esto, no sé qué pelis podrían contar. He visto pelis en Netflix que no son del 2016 pero me emocionaron. Otras que no sé si las vi este año o no. Otras que se estrenaron mundialmente en el 2015 pero llegaron al Perú en el 2016. Ahorita mi peli favorita, que no es de este año pero la vi este año, fue Güeros.

2. La película peruana más valiosa del año

No te puedo responder. Me faltan muchas por ver que creo que podrían ser de alta consideración para ese reconocimiento.

3. La mejor experiencia cinematográfica

Ir al festival de Berlín.

Escribir cosas.

Güeros.

God Bless the Child.

4. La peor experiencia cinematográfica

No me gusta dedicar tiempo a pensar en las cosas negativas.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

Nos vendría bien una nueva ley de cine.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

A Winged Victory for the Sullen.

*

extirpador-de-idolatrias-magaly-solier-mama-del-nin%cc%83o-1

Extirpador de Idolatrías, de Manuel Siles

Carmen Rosa Vargas (La luz de mis ojos)

1. La película que más te ha emocionado
El estreno de
Extirpador de Idolatrías en el Centro Cultural de la PUCP me emocionó mucho, es un hermoso trabajo que pone en cartelera aunque de manera sutil, un cine nacional bello, súper independiente y de postura.

2. La película peruana más valiosa del año
Personalmente, para mí, la película más valiosa del año es
Sebastián. Porque es mi primera película como directora de fotografía que se estrena y a pesar que me costó tanto sacrificio fue nominada a mejor fotografía en el festival de Guadalajara, eso ha sido muy valioso para mi.

3. La mejor experiencia cinematográfica
Ha sido un placer ver y sentir el trabajo del DF Robert Richardson y Tarantino en
The Hateful Eight, ese western contemporáneo, congelado y sangriento, con tremenda atmósfera cinematográfica. Infelizmente no pude ver en pantalla grande el trabajo del DF Vittorio Storaro y Woody Allen con una F65 de Sony, pero lo que vi es emocionante, siempre ver el trabajo de los maestros es lo mejor del mundo.

4. La peor experiencia cinematográfica
El trato de los exhibidores cinematográficos del Perú a las películas nacionales es mi peor experiencia cinematográfica.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?
Que a pesar de haberse reconciliado con su público, sigue estando desconectado de él. Nada lo identifica como cine peruano, salvo algunas esperanzadoras excepciones. Seguimos queriendo ser festivaleros, o parecer Hollywood. O hacer taquilla y eso es válido, pero sólo es seducción vacía. Es como si el cine hubiera cerrado su corazón hacia el espectador suyo, que lo ve y lo quiere. Sueño con que llegue el día en que un cineasta peruano sea despedido como lo fue Abbas Kiarostami, ese nivel de identificación con la narración cinematográfica es lo que construye identidad y me hace reconocer al cine como mío.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante
Quisiera escribir los nombres de seis artistas de la imagen en movimiento, peruanos, talentosos y originales que conocí este año en la muestra de video experimental “Derivas”, de la Sala Luis Miró Quesada Garland, de la Municipalidad de Miraflores. Ellos son Felipe Esparza, Francesca Dasso, Martín Aramburú, Diego Vizcarra, Maya Watanabe y Paola Vela. Sus trabajos en aquella muestra me han dado nuevas miradas, técnicas y juegos con la luz y la imagen particularmente significativas en mi trabajo como obrera del cine.

*

the-woman-who-left

The Woman Who Left, de Lav Diaz

Enrique Méndez (Algo se debe romper)

1. La película que más te ha emocionado

The Woman Who Left de Lav Diaz.

2. La película peruana más valiosa del año

6 de Eduardo Quispe.

3. La mejor experiencia cinematográfica

La proyección de Cemetery of Splendour de Apichatpong Weerasethakul durante el 6° Festival de Cine Lima Independiente.

4. La peor experiencia cinematográfica

Las listas, recomendaciones y encuestas generadas a fin de año en las que sólo se siguen considerando películas estrenadas dentro de la cartelera comercial peruana. Mucha pereza y poco interés en el cine.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

El desplazo de lo cinematográfico por el pop corn.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

Como me da la gana de Lucho Aránguiz (Tema musical extraído de Como me da la gana I y II de Ignacio Agüero).

*

eldorado-1600x900-c-default

Eldorado XXI, de Salomé Lamas

Diego Sarmiento (Río verde, El sueño de Sonia)

1. La película que más te ha emocionado
Eldorado XXI de Salomé Lamas. A nivel artístico me sorprendió mucho por su lenguaje cinematográfico, más aún sabiendo que La Rinconada es un lugar de difícil acceso.

2. La película peruana más valiosa del año
Lastimosamente no logré ver muchas. Vivo en Cusco y si no fuera por Cinesuyu casi no llegaría nada. A nivel internacional pienso que la más valiosa fue
El Soñador, esperamos su estreno el 2017. Me sorprendió La luz en el cerro.

3. La mejor experiencia cinematográfica
Una película que grabamos hace poco en la selva. Espero que el próximo año haya más noticias de esto.

4. La peor experiencia cinematográfica
No ganar fondos de producción, pero así son las reglas del juego. El cine es persistencia y sacrificio.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?
Si bien se está avanzando mucho, creo que una ley de cine ayudaría a proteger mejor el cine peruano. Por otro lado pienso que la formación es importante para que haya mejor calidad y no solo cantidad.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante
El
Martirio de San Pantaleón, pintura de Gian Antonio Fiumani.

*

la-larga-noche-de-francisco-sanctis-03

La larga noche de Francisco Sanctis, de Andrea Testa y Francisco Márquez

Joanna Lombardi (Solos)

1. La película que más te ha emocionado

Dentro del cine latinoamericano, me quedo con La larga noche de Francisco Sanctis. Una mirada distinta de hechos que ya nos han contado muchas veces. Me parece una cinta muy valiosa. Es impresionante que sea una ópera prima. Si nos vamos al cine mundial, el iraní Farhadi nos dejó una obra maestra, The Salesman. Definitivamente es uno de los mejores directores de estos tiempos. Una Separación (2011) es notable. De lo mejor que he visto.

2. La película peruana más valiosa del año

WIK.

3. La mejor experiencia cinematográfica

El festival de San Sebastián.

4. La peor experiencia cinematográfica

La manera en que Solos fue sacada de la cartelera nacional.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

La distribución.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

Me regalaron la novela de Elizabeth Strout, Olive Kitteridge, la novela que inspira la espectacular serie de Frances McDormand. Leer la novela luego de haber visto la serie es una suerte para cualquier director. Es un ejemplo perfecto de cómo contar algo, de cómo llevar una narrativa al campo audiovisual de una manera notable.

*

captura-de-pantalla-2016-12-30-a-las-14-35-24

Espacio Sagrado, de Felipe Esparza

Edward de Ybarra (Dictado)

1. La película que más te ha emocionado

Dos cortometrajes peruanos: Espacio Sagrado, un tríptico de Felipe Esparza, y La última batalla del cine, de Raúl Chuquimia Ramos.

2. La película peruana más valiosa del año

Teniendo en cuenta que este año fue su estreno, Videofilia (y otros síndromes virales), de Juan Daniel F. Molero

3. La mejor experiencia cinematográfica

Ser parte de los equipos de realización de la Caravana Documental Matarani 2016 de DOCUPERÚ y del Encuentro Corriente 2016, que integraron ambos esta vez un solo proceso.

4. La peor experiencia cinematográfica

En general la oferta en las salas de cine comercial en Arequipa, la mayoría de las pocas veces que he ido ha sido un fiasco.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

Creo que tiene varios, pero uno primordial me parece que es que las propuestas de mayor valor expresivo tienen poca vinculación con la comunidad en su conjunto y siguen siendo contenidos a los que acceden un número muy reducido de personas.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

Puedo nombrar dos libros que considero fueron hallazgos importantes para mí:

Próximamente en esta pantalla: el cine letrista, entre la discrepancia y la sublevación de Eugeni Bonet y Eduard Escoffet, publicado por el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) el 2005.

Crítica de la mirada – Textos de Harun Farocki. Selección y traducción de Inge Stache. Editado originalmente en 2003 en el V BAFICI y reeditado el 2004 por el MACBA y el Goethe Institut.

*

captura-de-pantalla-2016-12-30-a-las-14-37-47

The Handmaiden, de Chan-wook Park

Raúl del Busto (El espacio entre las cosas)

1. La película que más te ha emocionado

Las que pude ver este año fueron: The Handmaiden de Chan–Wook Park y Ex Machina de Alex Garland. Y me emocionó mucho un corto animado llamado Premier Automne de Carlos de Carvalho & Aude Danset

2. La película peruana más valiosa del año

El choque de dos mundos Videofilia (y otros síndromes virales).

3. La mejor experiencia cinematográfica

Haber participado en el encuentro Corriente – No Ficción 2016 en Arequipa y haber sido jurado de cortos experimentales, encontrando una gran cantidad de buenos trabajos y directores con mucho talento en todo el país.

4. La peor experiencia cinematográfica

La exhibición de películas peruanas.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

El problema en la exhibición de películas.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

El libro El león rojo de Mária Szepes.

*

atsea_screengrab_2

At Sea, de Peter Hutton

Lorena Best (A punto de despegar, Las lecturas)

1. La película que más te ha emocionado

Me gusta que la pregunta indaga en las emociones y no tanto en juicios valorativos y que tampoco se trate de películas necesariamente del 2016. Entonces responderé desde la emoción. Son estas las películas que me han emocionado este año por diversos motivos. Tienen algo en común que las atraviesa y es que han logrado emocionarme desde la imagen, es decir la forma en la que han sido realizadas es lo que me ha interpelado, emocionado y hecho pensar. Sin un orden valorativo, son: Como me da la gana II de Ignacio Agüero, Les Sauteurs de Moritz Siebert, Estephan Wagner y Abou Bakar Sidibé (ambas vistas en Transcinema), Ensayo final para utopía de Andrés Duque (vista en Lima Independiente), El viento sabe que vuelvo a casa de José Luis Torres Leiva (la vi en Transfrontera) y disfruté mucho del cine de Peter Hutton, en especial At Sea. Hay otras películas que se me han quedado en el deseo de verlas, será para el 2017: John From de João Nicolau, La última navidad de Julius de Edmundo Bejarano, La balada de Oppenheimer de Juan Manuel Sepúlveda, The woman who left de Lav Díaz, ¡y tantas más!

2. La película peruana más valiosa del año

Cuando pienso en el cine en el Perú, pienso en los distintos modos de pensar y hacer cine. Considero que el 2016 ha sido un año de tránsito en el cine peruano, no he encontrado alguna película que me capture lo suficiente y en la que me quede pensando. Sin embargo, si sé que hay varios proyectos que se están realizando y cineastas que siguen apostando por una búsqueda en el cine. Valoro la muestra del trabajo de Felipe Esparza realizada por Lima Independiente. Entre las películas que se han mostrado me interesó Masabu de Carlos Benvenuto (estrenada en Transcinema) por plantear un juego rítmico y libre con la imagen, la narrativa, las estructuras y las formas dentro del cine.

3. La mejor experiencia cinematográfica

Tengo dificultad para valorar cuantitativamente las experiencias cinematográficas importantes este año, así que mencionaré tres. Una ha sido el encuentro Transfrontera en Arica porque ha sido la oportunidad para una vivencia del cine sin pretensiones en la que hubo un precioso y complejo encuentro de nacionalidades, de etnias, de clase, racial, de género, diversidad sexual e intergeneracional, justamente para intuir y pensar el cine. Otra, conversar sobre la vida, la imagen, el cine con Ignacio Agüero y ver con él Como me da la gana 2 en Transcinema. Finalmente, conocer el cine de Andrés Duque, escucharlo hablar sobre su concepción y modo de hacer cine y disfrutarlo –brevemente- como docente en el taller que dio en Lima Independiente.

4. La peor experiencia cinematográfica

Así como no puedo valorar una experiencia cinematográfica como mejor, tampoco existe una peor. Más bien considero que se trata de ámbitos y experiencias que representan desafíos por los sentidos comunes y prácticas sobre el cine tan arraigados en nuestra cultura. Me interesa el cine en sus múltiples dimensiones. Actualmente, considero que hay dos ámbitos en decadencia y que requieren renovación urgente: la crítica de cine en el Perú y la docencia e investigación en cine en el Perú también. No hago crítica, sin embargo este año me ha tocado enseñar. No he enseñado específicamente el curso de realización, pero constato la pobreza de lo que se llama enseñanza de cine en las facultades. Sin embargo, rescato las relaciones humanas intensas, ávidas y complejas que se logran con algunos estudiantes. En realidad no son espacios para el cine y su lenguaje, sino para el audiovisual como una herramienta con distintos fines y utilidades. En las aulas estamos avanzando muy poco hacia un debate más profundo, conceptual, contextual, complejo y creativo sobre el cine.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

Son varios, no tengo una elaboración lo suficientemente compleja como para evaluar cuál es el mayor problema. Creo que hay que mirar el cine en su complejidad y dimensiones, no reducirlo a una forma de producción. El cine es arte y lenguaje, como tal es una posibilidad humana de realización en toda su complejidad. Considero que esto se olvida muy fácilmente. El cine no es espectáculo, no es memoria, no es temática, no son intenciones, no es tratamiento, es lenguaje, es exploración constante. Son varios sus aspectos: la formación- enseñanza, la realización, la crítica, la investigación, la exhibición, la distribución, la diversidad de maneras de hacer cine, los festivales, los espacios, las salas, los cine club, la promoción, las publicaciones, los premios de fomento del Estado (las políticas y decisiones que los rigen son un reflejo de la desarticulación y falta de una visión amplia). En nuestro país todo esto está desarticulado, hay aspectos que no se consideran en el debate y se sigue insistiendo en imitar modelos (los de la “industria”). Y sí, se necesitan abrir espacios para conversar, debatir sobre todo lo que compete al cine, con las distintas personas involucradas, a pesar de los disensos. Este es un proceso que tomará mucho tiempo, pero es necesario iniciarlo.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

Jorge Eduardo Eielson, en especial Poeta en Milán Tomo III y su novela corta, Primera muerte de María. Los hallazgos luminosos en la poesía de Blanca Varela. Los libros albúm ilustrados, en especial Madre Chillona de Juta Bauer, la bella simplicidad de los objetos de Katsumi Komagata. Un pasaje de la novela Ximena de dos caminos de Laura Riesco, una acuarela de Wang Shengli titulada Memoria, la música minimalista de Arvo Part, en especial el tema Alina. El tema Silencio de los Shapis. Una imagen: los indígenas caminando en la floresta, haciéndose floresta también y confluyendo en el río. Otra imagen: la pampa y las montañas andinas de las que no te puedes esconder.

*

viejo-calavera-6

Viejo calavera, de Kiro Russo

Alejandro Small (Microbús)

1. La película que más te ha emocionado

Viejo calavera, de Kiro Russo.

2. La película peruana más valiosa del año

Vacío/a de Carmen Rojas Gamara. YAPA 1: WIK de Rodrigo Moreno

3. La mejor experiencia cinematográfica

Seminario de Nacho Agüero + Proyección de Como me da la gana II + Conversatorio sobre la película. YAPA I: La conversación con los muchachos cordobeses de Cinéfilo bar sobre cine peruano. YAPA II: El Máster LAV.

4. La peor experiencia cinematográfica

Rogue One.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

Podríamos decir que es la no existencia de una sala alternativa a la de los multicines donde exhibir las películas nacionales, o la crítica que valora a las películas por sus temas y no por sus formas (y los cineastas que promueve), el bajo nivel de formación tanto a nivel escolar (nulo) como universitario, o que la DAFO a través de sus concursos no fomenta como debería el desarrollo del cine independiente, que es desde hace varios años el más interesante que estamos haciendo en Perú, pero me animaría a decir que el gran problema es la no existencia de un espacio físico que promueva y permita generar comunidad y desde donde se empiece a mejorar todos estos problemas que todos sabemos tiene nuestro cine.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

Demasiado descubrimientos, pero todos libros de cine que me hubiera gustado que me acercasen mucho antes mientras era estudiante y que ojalá quienes están preparándose para hacer cine en Perú puedan leer y acceder a ellos. Esculpir en el tiempo (Tarkovski), Bresson por Bresson, La bella y la bestia: diarios de rodaje (Cocteau) y muchos otros más.

*

ueber_die_jahre_1_cngf

Over the Years, de Nikolaus Geyrhalter

Manuel Siles (Extirpador de Idolatrías)

1. La película que más te ha emocionado

Over the Years de Nikolaus Geyrhalter. Un ensayo sobre la alienación, la miseria (moral y económica), y el aislamiento, en la sociedad de la prosperidad y el bienestar.

2. La película peruana más valiosa del año

Videofilia (y otros síndromes virales), de lejos. Por su indiferencia al lenguaje del celuloide buscando, más bien, zambullirse de lleno en los recursos del cine digital y por su universo construido a partir de una moral propia, lejísimos del paradigma de nuestro tiempo o retratos de un tipo social.

3. La mejor experiencia cinematográfica

El foco a Felipe Esparza (Lima Independiente). Qué privilegio es poder ver el mundo de otra persona a través de su cine, cuando este mundo está expuesto con horrorizada belleza.

4. La peor experiencia cinematográfica

Enterarme de la asistencia de público a ver Rogue One, un amontonamiento de travellings donde la gente corre o se persigue (a pie o en avión) rompiendo todo a su paso, salpicado de otro montón (esta vez) de acercamientos al rostro donde los personajes esperan la cámara con cara de circunstancias, mientras se escucha una música francamente estúpida.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

La ilusión, lamentablemente demasiado extendida, de que el proyecto de ley de cine hecho por los gremios, si se convierte en ley, cambiará en algo el cine peruano. De aprobarse solo conseguirá que se haga con mucho más dinero mucho más de lo mismo. Es decir, consolidará lo peor del cine peruano. Mientras se siga peleando por esa ley nada cambiará y mucho menos si se aprueba.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

Cartas De Chimbote del grupo de teatro Yuyachkani. Otra vez me vuelvo a convencer de que lo fundamental en una película no es retratar nada (lo cual es una pérdida de tiempo), sino crear.

*

la-chica-danesa-2015-tom-hooper-alicia-vikander-eddie-redmayne

The Danish Girl, de Tom Hopper

Lupe Benites (El Huallaga, Celeste y el pequeño sajino)

1. La película que más te ha emocionado

La chica danesa de Tom Hooper y Carol de Todd Haynes.

2. La película peruana más valiosa del año

Extirpador de Idolatrías.

3. La mejor experiencia cinematográfica

The Revenant de Alejandro González Iñárritu.

4. La peor experiencia cinematográfica

La peor de mis bodas.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

El gran problema es la aprobación de una ley de cine que favorezca a la producción y distribución del cine peruano.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

Un libro que inspira en la realización de cortos en la selva peruana es La tierra de los demonios de Juan Rodríguez.

*

dictadofoto-ca-1472214131

Dictado, de Edward de Ybarra

Eduardo Quispe Alarcón (6)

1. La película que más te ha emocionado

En realidad dos: Dictado de Edward de Ybarra, y Espartambos de Christian Maldonado, ambas producciones de Arequipa, las que han sabido retratar con bastante coherencia y sensibilidad las luchas de sus comunidades contra el proyecto minero de Tía María. Ambas crudas, sinceras, hechas casi sin dinero, sin artificios, ni pretensiones o tomaduras de pelo al espectador. Cada recurso ha sido bien utilizado y no encontré fines subalternos que no sea mostrar, hacer visible, y solidarizarse de forma íntegra con el conflicto social del Valle del Tambo.

2. La película peruana más valiosa del año

Cualquiera de las dos mencionadas antes.

3. La mejor experiencia cinematográfica

Haber participado del encuentro de cine de No-Ficción de Arequipa (donde vi las películas citadas) y descubrir la frescura e inquietud creativa cinematográfica que hay en esta comunidad de realizadores creciente.

4. La peor experiencia cinematográfica

Ver que en Lima reina la impostura en casi todas las producciones cinematográficas y las actividades relacionadas.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

La gente relacionada al cine en el país (principalmente en Lima) utiliza el medio para ganar algún tipo de beneficio personal o económico, recibir reconocimiento, generarse oportunidades profesionales o escalar socialmente, lo que hace que las películas y las actividades cinematográficas sean sólo un medio para alcanzar algo y no un fin en sí mismo; lo que hace se vean artificiales, oportunistas, calculadas, frías, sin pasión o amor genuino al cine, y carentes de humanidad.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

Considero imprescindible leer a Zygmunt Bauman y su lectura de la estratificación social, las relaciones humanas en la posmodernidad, y su concepto de “modernidad líquida”. ¿Algunos títulos? Pues es una gran ayuda que mucha de su obra esté circulando por la web en pdf y en español. Recomendaría comenzar con Trabajo, consumismo y nuevos pobres, La postmodernidad y sus descontentos, Modernidad líquida, La sociedad individualizada, Amor líquido: acerca de la fragilidad de los vínculos humanos, Vidas desperdiciadas: la modernidad y sus parias, Vida líquida, Miedo líquido, Vida de consumo, Tiempos líquidos, Arte, ¿Líquido?, La cultura en el mundo de la modernidad líquida y Ceguera moral. La pérdida de sensibilidad en la modernidad líquida.

*

breve-encuentro-2

Brief Encounter, de David Lean

Paola Vela (La gran ola nunca llegó, 1977)

1. La película que más te ha emocionado

Bueno es una que no se hizo en el 2016, sino en 1945: Brief Encounter de David Lean.

2. La película peruana más valiosa del año

A pesar que ya la había visto en el 2015, pero recién se ha estrenado comercialmente este 2016, Videofilia (y otros síndromes virales) de Juan Daniel Fernández Molero. Hasta donde entiendo, nunca se ha hecho una película así en Perú. Por otro lado, este año vi por primera vez el trabajo de Felipe Esparza. Espacio Sagrado me ha parecido un tríptico súper valioso.

3. La mejor experiencia cinematográfica

Tuve dos experiencias. Una dentro de la sala de cine: viendo la proyección en 35mm de The Exquisite Corpus de Peter Tscherkassky. La otra fuera de la sala de cine: estando en la selva y cruzando el río Huallaga mientras iba registrando lo que veía con mi cámara.

4. La peor experiencia cinematográfica

Recuerdo que fui a ver Carol de Todd Haynes y tuve que soplarme el tráiler de Locos de Amor. Nunca entendí bien qué hacía una cosa así en una sala de cine. Ya estaba renegando para mis adentros, pero luego empezó la película de Haynes y su simetría hizo que se me fuera el fastidio.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

El cine peruano siempre anda en problemas, pero el problema que más me llama la atención es que no hay una Escuela Nacional o una Facultad de Cine en el país. Una en serio: de cine puro y duro. Puede haber plata, fondos, premios, leyes, optimismo y taquillazos en el medio, pero si no hay educación (cinematográfica) no va pasar mucho.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

Descubrí la serie Carnival Strippers de Susan Meiselas, fotógrafa de la Agencia Magnum Photos. Entre los años 1972 y 1975 Meiselas se la pasó entrevistando y tomando fotografías a mujeres que trabajaban de strippers en pequeños circos de Nueva Inglaterra, Pensilvania y Carolina del Sur. Son unas fotografías con un punto de vista fascinante sobre mujeres trabajadoras. Sucedió que al revisarlas, me pasé viendo las imágenes como si fueran los stills de una película documental sobre rutinas de trabajo.

http://www.susanmeiselas.com/early-years/carnival-strippers/#id=girl-show

http://www.rosegallery.net/meiselas/exhibitions/carnivalstrippers/

*

mallory

Mallory, de Helena Trestíková

Sergio García Locatelli (El fin de la vida)

1. La película que más te ha emocionado
Mallory de Helena Třeštíková.

2. La película peruana más valiosa del año
La última tarde de Joel Calero.

3. La mejor experiencia cinematográfica
Viejo Calavera de Kiro Russo.

4. La peor experiencia cinematográfica
Una comedia romántica de los sábados por la tarde con mi mujer.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?
Está claro que para convertirse en una industria potente se requiere de apoyo del estado. Inversión en participación en festivales y mercados así como ley de mecenazgo y una mayor aportación para la producción de cine. Otro de los grandes problemas es que ningún canal de televisión, ni siquiera el del Estado, adquiere películas peruanas ni participan como productora asociada, algo que es normal en cualquier país que pretende ser industria.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante
Elogio del caminar de David Le Breton. Es estimulante como se plantea el caminar como la evasión del mundo contemporáneo.

*

2999

The Girl Who Leapt Through Time, de Mamoru Hosoda

Carlos Benvenuto (Masabu)

1. La película que más te ha emocionado

la chica que saltaba a través del tiempo de mamoru hosoda

es un anime del 2012 muy bueno

lo vi este año

lo recomiendo

2. La película peruana más valiosa del año

——-

3. La mejor experiencia cinematográfica

la chica que saltaba a través del tiempo

no recuerdo haber visto otra película este año

4. La peor experiencia cinematográfica

no se si fue de este año

pero vi el trailer de una película peruana llamada lusers

solo el trailer me produjo un rechazo enorme

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

——

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

asura’s wrath de playstation 3

videojuego/anime interactivo.

*

captura-de-pantalla-2016-12-30-a-las-15-08-07

Su nombre es Fujimori, de Fernando Vílchez

Angie Bonino (Turistic – aBlow Voice)

1. La película que más te ha emocionado
Su nombre es Fujimori de Fernando Vílchez

2. La película peruana más valiosa del año
Su nombre es Fujimori de Fernando Vílchez

3. La mejor experiencia cinematográfica
Tengo dos películas que me han causado buenas experiencias:
El choque de dos mundos de Heidi Brandenburg y Mathew Orzel y La última noticia de Alejandro Legaspi.

4. La peor experiencia cinematográfica
Así nomás de Willie Combe

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

La problemática del cine peruano es un ouroboros que se muerde la cola, se encuentra entrampado.

Las salas no apuestan por realizaciones con propuestas de aportes temáticos contundentes o vanguardistas en términos formales, por no tener público y solo tienen un enfoque comercial, sin mayores valores de aporte a la sociedad, y esto hace que el público no se acostumbre a ver un cine de trascendencia en forma y contenido. El público masivo peruano identifica el cine = entretenimiento y espectáculo y esto hace que las películas hechas con seriedad y aportes de temática y lenguaje audiovisual no tengan acogida.

La institucionalidad es conservadora y tanto ella como “la industria nacional”, si se puede hablar de una industria nacional, es incipiente y a veces aparecen absurdos de restricciones, modelos y parámetros que no se ajustan a los requerimientos de una sociedad evolucionada culturalmente, que es lo que debería interesar construir, pues ellos solo responden a sus intereses.

El reto es educar a la población, el asunto no se resuelve solo con apoyar a la producción y en esto el estado peruano tiene la mayor responsabilidad de actuación en lo que respecta a políticas educativas.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante
Las obras de arte multidisciplinario (pintura, objetos, video-instalación) de Jorge Alfonso Bautista Vásquez, recientemente egresado de la Escuela Nacional de Bellas Artes. Tiene varias obras sumamente interesantes y que plantean nexos y aportes fluidos entre el cine y las artes plásticas, difícilmente me quedaría con una sola de sus obras.

*

cannes2015apichatpong4

Cemetery of Splendour, de Apichatpong Weerasethakul

Juan Daniel F. Molero (Videofilia y otros síndromes virales)

1. La película que más te ha emocionado

Cemetery of Splendour, de Apichatpong Weerasethakul, del cineasta que hace 10 años me hizo entender la fuerza del cine para traducir cosmovisiones muy particulares por medio de un lenguaje que habla al mismo tiempo a la parte más primitiva de nuestro inconsciente como a la más elevada de nuestra consciencia. Y con Cemetery of Splendour me parece que vuelve al lado más misterioso de su obra como en Tropical Malady, donde lo extraordinario y lo mundano conviven en el mismo plano, con la diferencia de que ahora viene incorporando narrativamente elementos y técnicas que ha venido desarrollando de su experimentación con la video-instalación y que generan una fascinante sensación de extrañeza onírica, imposible de alcanzar por cineastas más cuadriculados.

2. La película peruana más valiosa del año

Masabu, de Carlos Benvenuto, por seguir en el camino personal y distanciarse del perfil festivalero o comercial del predecible cine contemporáneo. El cine peruano es tan joven, que no debería homogeneizarse como otros cines de la región. Podemos llegar a convertirnos en el cine más libre y heterogéneo de Sudamérica, si seguimos apostando por el punto de vista de individuos, por explorar/cuestionar nuestras propias personalidades e identidades, por dar lo mejor de nosotros por no redundar estética y temáticamente, sino explorar y proponer, como lo hace de forma muy particular Carlos Benvenuto en Masabu.

3. La mejor experiencia cinematográfica

Poder estrenar Videofilia (y otros síndromes virales) cuasi-comercialmente para poder llegar al público más joven, freak y quemado de Lima y algunas ciudades del interior (como Iquitos, Trujillo, Chiclayo, Ica, Chimbote, Arequipa, y Cusco). Además de poder ser considerados para ser la candidata peruana del Oscar, que por más que sabíamos que no habían muchas chances de ser nominados, me parece un gesto muy importante de parte de una cinematografía como la peruana, mandar una película que está tan lejos del perfil de Oscar y de las ideas que se tienen en el extranjero sobre el cine peruano. Todas las reseñas que hemos tenido del estreno comercial estadounidense resaltan lo sorprendente de este caso y me da la tranquilidad de saber que de cierta forma se cumplió con uno de mis principales preocupaciones al realizar Videofilia: romper con ciertos prejuicios sobre lo que significa ser peruano, sobre qué nos preocupa, sobre cómo nos vemos y qué soñamos, y sobre qué estamos haciendo y hablando en nuestro tiempo de ocio. El cine es un dispositivo que puede construir(o destruir) y expandir (o limitar) identidades, mundos e imaginarios.

4. La peor experiencia cinematográfica

Chocarme (junto con otros directores) contra el desinterés y poco profesionalismo de los exhibidores. Ver perjudicado el plan de distribución que teníamos que en un inicio consideraba (que ya era un acuerdo con una cadena) que empezó con 14 salas, luego de un día para otro nos cambiaron 4 salas y finalmente tuvimos que rogar para que nos den 1 sala en los peores horarios (3pm y 10pm), de la que ni siquiera nos han dado los ingresos aún. Y dentro de todo ellos fueron los únicos que me tomaron “en serio”, los demás ni siquiera nos respondieron. Una falta de consideración, hasta un rotundo “no, gracias” sería mejor que el silencio, la espera y la pérdida de tiempo al esperar sus respuestas.

Me parece que no se respeta el punto de la Ley de Cine que exige que los exhibidores traten con el mismo compromiso y derechos al cine peruano con que tratan al cine extranjero. Se podría enjuiciarlos vía el Ministerio de Cultura, pero lamentablemente se las saben todas y solo hablan de los “acuerdos” vía telefónica y en persona, por lo que no hay un e-mail o pre-contrato que se pueda usar legalmente. No dan ni siquiera la chance de tener un contrato, “Así no trabajamos”, te dicen. Mientras que mis experiencias en estrenar comercialmente Videofilia en otros países como España, México, Colombia, o EE.UU., todos -por más chico que sea el estreno o la sala- sí cumplen con esos requisitos mínimos de profesionalismo y seriedad.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

Continuando la respuesta de la cuarta pregunta, he comprobado algo que intuía. El problema no es el cine, no son los directores, ni son los espectadores. Exista la oferta y existe la demanda para otro tipo de cine. Hay un público joven y curioso en busca de cine diferente y realidades más cercanas que el espectáculo estadounidense. El GRAN PROBLEMA es el poder que se la ha dado a los exhibidores, que en las últimas dos décadas han absorbido y hecho quebrar a las salas independientes que eran propiedad de personas que les gustaba ver y compartir cine. Los exhibidores están tan perdidos que ni siquiera se dan cuenta que hay una demanda insatisfecha, que hasta podría ser un buen negocio si es manejado por personas capaces. Los encargados de la programación de estos cines no tienen ni idea de lo que deben de hacer, y se limitan a tomar paquetes sin un verdadero entendimiento de los grandes cambios sociales que está viviendo el país.

En general, el problema es la mediocridad de los exhibidores y este imperialismo tan asimilado por los empresarios peruanos que les impide imaginar una alternativa más digna y funcional. Si no han podido recapacitar “a las buenas”, toca intervenir en la legislación y exigir una cuota de pantalla o algo parecido que los obligue a cuidar nuestras pantallas y a nuestros espectadores, para que estos puedan tener acceso a su propio reflejo, cosa que el cine más libre de condicionamientos económicos y políticos puede generar para la salud psicológica de un país. Necesitamos una verdadera revolución social-cultural-generacional, algo que nunca ha dado aquí, porque se han tomado los caminos errantes de la violencia. Pero por medio del arte, el cine, el diálogo y otras manifestaciones sociales y culturales, se puede empezar a generar un cambio verdadero. No hay que subestimar este poder que está en nuestras manos. Y eso conlleva al otro gran problema, la falta de integración y competitividad enfermiza entre nuestros cineastas y agentes culturales. El enemigo en común es ese virus en nuestras mentes que existe desde la colonia y que hay que purgar todos al unísono.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

Exhibición de las video-instalaciones de Pipilotti Rist en el New Museum (Nueva York). Vean por qué ustedes mismos:

https://www.youtube.com/watch?v=yRnDHu0Fmtk

*

captura-de-pantalla-2016-12-30-a-las-15-12-04

Stretch & Bobbito: Radio That Changed Lives, de Bobbito García

Jonatan Relayze (Rosa Chumbe)

1. La película que más te ha emocionado

Un documental que se llama Stretch & Bobbito: Radio That Changed Lives, que es sobre un programa de radio de NY en los 90 que puso en el mapa a los grandes artistas de la mejor década del Hip Hop.

2. La película peruana más valiosa del año

Se me hace difícil responder porque este año he podido ver muy pocos largometrajes peruanos, por lo general nos hemos cruzado en horarios en los festivales o he estado fuera en el momento de sus fugaces estrenos.

3. La mejor experiencia cinematográfica

Sin duda ha sido el recorrido en festivales de Rosa Chumbe. De ellos me quedo con el BAFICI, donde nos fue muy bien en la Competencia Internacional y Liliana Trujillo recibió un merecido premio por su actuación.

4. La peor experiencia cinematográfica

No haber podido estrenar todavía Rosa Chumbe. Estamos llegando a un punto en que va a ser imposible estrenar si no es una película comercial. Se necesitan salas alternativas pero también debería haber algún mecanismo legal que se encargue que el trato a las películas peruanas sea el correcto y que se respete la primera semana completa.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

Creo que son en realidad demasiados problemas, porque el cine peruano es al final de cuentas un reflejo del país. Sería muy largo y complejo enumerar los problemas que tenemos, creo que todos los conocemos, pero no veo que estemos avanzando hacia un mejor futuro.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

Kid Koala – Nufonia Must Fall, una obra interactiva con música del DJ Kid Koala y animación stop motion manejada en vivo y dirigida por K.K. Barrett (director de arte de Being John Malkovich, Adaptation, Lost in Translation, Where the Wild Things Are, Her, entre otras).

*

the-woman-who-left-ang-babaeng-humayo-venice

The Woman Who Left, de Lav Diaz

María José Moreno (La rosa Náutica, Las flores del mal)

1. La película que más te ha emocionado

The Woman Who Left de Lav Diaz.

2. La película peruana más valiosa del año

Definitivamente Vacío/a de Carmen Rojas Gamarra.

Otra importante: 6 de Eduardo Quispe.

3. La mejor experiencia cinematográfica del año

Haber asistido al conversatorio que dio el actor Denis Lavant luego de la proyección de Holy Motors de Léos Carax en París.

El seminario que dio Ignacio Agüero en el marco del Festival Transcinema también fue una valiosa experiencia.

4. La peor experiencia cinematográfica del año

Siete semillas.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

La monopolización de las salas de cine por el cine comercial hollywoodense.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

El libro Esculpir en el tiempo de Tarkovski.

*

beduino-bressane

Beduino, de Júlio Bressane

Farid Rodríguez (Una semana con pocas muertes)

1. La película que más te ha emocionado

Beduino, de Júlio Bressane / Carol de Todd Haynes / Digimon Adventure Tri de Keitaro Motonaga.

2. La película peruana más valiosa del año

El poder de la X, de Jose Miguel Vizcarra.

3. La mejor experiencia cinematográfica

La visita de Luc Dardenne a Lima

4. La peor experiencia cinematográfica

Cualquier proyección en el MALI.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

La escasez de espacios óptimos para difusión continua y el bajo nivel general de la prensa local.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

El libro La función del cine: De la cineplástica a su destino social, de Élie Faure.

*

nocturnal-animals

Nocturnal Animals, de Tom Ford.

Rodrigo Moreno del Valle (WIK)

1. La película que más te ha emocionado
Nocturnal Animals de Tom Ford y Viejo Calavera de Kiro Russo.

2. La película peruana más valiosa del año
En mi opinión,
Videofilia (y otros síndromes virales). Aparte de ser una buena peli creo que le dio más visibilidad a un cine que se viene haciendo desde hace tiempo y muchas veces pasa desapercibido.

3. La mejor experiencia cinematográfica
Poder estrenar
WIK en BAFICI y disfrutar el festival en su totalidad.

4. La peor experiencia cinematográfica
A pesar de haber ganado el fondo de distribución del Ministerio de Cultura, tener un panorama tan pesimista para el estreno comercial en Lima.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?
En mi opinión, la falta de un circuito de exhibición alternativo organizado y el concepto de que el cine es solamente entretenimiento. Si bien lo es por un lado, por otro es el testimonio de un momento y un lugar, una herramienta para construir identidad.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante
Ánima de Antonio Ortuño, una novela que construye muy bien las frustraciones del mundo del cine.

*

eden-800x470

Eden, de Mia Hansen-Love

Diego Vega (Octubre, El mudo)

1. La película que más te ha emocionado
Es anterior pero la vi este año:
Eden, de Mia Hansen-Løve.

2. La película peruana más valiosa del año
No lo sé, me falta por ver muchas. De lo que vi, me quedo con
WIK.

3. La mejor experiencia cinematográfica
Dead Slow Ahead.

4. La peor experiencia cinematográfica
Mascotas.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?
Hace falta aprobar una nueva ley de cine integral que mejore la que tenemos.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante
Descubrí al pintor noruego Nikolai Astrup, de sus obras me gustan
Interior with Cradle, Sunday, Foxgloves y Old Woman with Lantern.

*

whiplash-m-teller

Whiplash, de Damien Chazelle

Rosario García-Montero (Las malas intenciones)

1. La película que más te ha emocionado
Whiplash, 2014 (con tardanzas importantes a todo).

2. La película peruana más valiosa del año
Fui jurado del DAFO y redescubrí Videofilia (y otros síndromes virales).

3. La mejor experiencia cinematográfica
Panza de Burro, el film que vamos a dirigir entre los hermanos Vega, Gianfranco Quatrinni, Joanna Lombardi, Javier Fuentes y yo, entró al Foro de Coproducción de San Sebastián 2016.

4. La peor experiencia cinematográfica
No poder ir por no tener pasaporte.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano? 

Es un problema de público, de cultura. No todo tiene que ser ni tan arthaus ni tan comercial. Buscar el punto medio.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante
Una obra de arte: Souvenirs (Claudia Salem), dentro de una muestra colectiva en Fórum.

Una canción refrescante de un gorila amarillo fina cortesía de Miguel Quirós: La deriva (Vetusta Morla).

*

como_me_da_la_gana_2-97445_655x

Como me da la gana II, de Ignacio Agüero

Mauricio Godoy (El nudo de la corbata)

1. La película que más te ha emocionado

Como me da la gana II de Ignacio Agüero.

2. La película peruana más valiosa del año

Más amor, por favor de Adali Torres
Dictado de Edward De Ybarra

y en WIP

Re(v)bela de Nicole Hurtado
Connatural de Javier Bellido

3. La mejor experiencia cinematográfica

Este año organizamos con la Maestría en Antropología Visual de la PUCP el Seminario Internacional Prácticas y Nuevas Perspectivas en el Cine Documental Peruano y Latinoamericano y fue un placer generar un espacio de discusión, difusión, visionado y debate entre académicos, realizadores, gestores culturales y público en general. Fueron 6 días con invitados internacionales, ponencias alrededores de los nuevos giros en el documental contemporáneo, un repaso por la historia del documental peruano y el visionado de importantes films como Hombres del viento de José Antonio Portugal, People’s park de J.P. Sniadecki, La casa del recuerdo de Gianfranco Annichini o El Dorado XXI de Salomé Lamas.

4. La peor experiencia cinematográfica

Las proyecciones en el MALI.

5. ¿Cuál es (o sigue siendo) el gran problema del cine peruano?

Por un lado la gran dificultad que tienen los realizadores peruanos para encontrar un espacio en las salas de cines para poder exhibir sus películas, teniendo que pasar por el abuso y prepotencias. Y por otro que sigamos pensando que el único espacio de distribución y exhibición de nuestro cine deben ser estas multisalas.

6. Una obra de arte que hayas descubierto este año y que te parezca cinematográficamente importante

Desierto.

Anuncios

Planes de gobierno: ¿Qué dicen del Cine y la Cultura?

Captura de pantalla 2016-01-13 a la(s) 15.52.17

El día de ayer, 12 de enero, se hicieron públicos todos los programas de gobierno de los diecinueve candidatos que postulan a la Presidencia de Perú este 2016. Desde hoy, cualquier ciudadano puede leer y comparar los planes de gobierno para decidir su voto. Sin embargo, pocos lo hacen y el voto termina decidiéndose usualmente por simpatías o antipatías. Por ello aquí va un aporte personal enfocado a un rubro que la mayoría de análisis deja de lado: la cultura.

¿Qué planes tienen los candidatos sobre la cultura? ¿Qué planes tienen con respecto a la industria literaria, musical, al teatro, a la danza? Y, desde luego, al tratarse de un blog de cine, la pregunta es ineludible: ¿Qué propuestas tienen los candidatos sobre el cine y el mundo audiovisual? ¿Tienen alguno siquiera?

El balance es mediocre, si no patético. Cuatro candidaturas no tienen un plan dedicado a la cultura, ni siquiera un párrafo escrito. Otros tantos hablan de la cultura de una manera muy vaga, con muchas generalidades, remarcando que Perú es un país “pluricultural”, que hay que cuidar la “diversidad cultural”, que “la cultura es importante”, y listo. Pocos son los candidatos con propuestas claras sobre la cultura, destacando (en mi opinión, y sin que esté el asunto para reventar cohetes) las ideas de Verónika Mendoza y Pedro Pablo Kuczynski.

A continuación, un resumen de lo que cada candidato propone puntualmente en materias de industrias culturales. Lo divido en tres grupos: a) los que no tienen propuesta alguna; b) los que tocan el tema de manera breve; y c) los que presentan un capítulo entero en su plan de gobierno dedicado a hablar de Cultura.

*

LOS QUE NO INCLUYERON EL TEMA

 

1) FUERZA POPULAR (Keiko Fujimori)

El plan de gobierno no cuenta con una propuesta sobre cultura.

 

2) PERÚ POSIBLE (Alejandro Toledo)

El plan de gobierno no cuenta con una propuesta sobre cultura.

 

3) PERÚ NACIÓN (Francisco Diez-Canseco)

El plan de gobierno no cuenta con una propuesta sobre cultura.

 

4) ALIANZA POPULAR (Alan García)

El plan de gobierno no cuenta con una propuesta sobre cultura (existía antes, pero se encontró que era un capítulo plagiado de otro lado y se borró).

*

LOS QUE PRESENTARON ALGUNAS (POCAS) IDEAS SOBRE CULTURA

 

5) ALIANZA PARA EL PROGRESO (César Acuña)

La única mención de un plan cultural:

Se propone “la construcción de una Red de Complejos Culturales Modelo en las zonas más pobres de las 25 ciudades capitales del país, en los cuales se impartirá clases de música, pintura, computación y manualidades, además de brindar obras de teatro, cine, biblioteca y emeroteca (sic).”

 

6) PARTIDO NACIONALISTA PERUANO (Daniel Urresti)

La única mención de un plan cultural:

“Creación y/o ampliación del Carnet Joven, para brindar a las y los jóvenes peruanos en todo el territorio nacional y en todas las regiones del país, servicios públicos y privados de calidad, así como acceso a actividades artísticas, culturales, internet, museos, transporte, etc.”

 

7) PERÚ LIBERTARIO (Vladimir Cerrón)

La única mención de un plan cultural:

“Incentivar una cultura turística es fundamental. La existencia de un maltrato al turista, el carácter poco hospitalario que reciben, el cobro excesivo de los servicios que adquieren, los incrementos de los pasajes en los feriados, inseguridad, bajo nivel cultural, etc., van conspirando contra este rubro”.

 

8) SIEMPRE UNIDOS (Felipe Castillo)

Las únicas menciones de un plan cultural:

– Promover. la actividad cultural, con énfasis en el folclore nacional y la alimentación saludable (MINEDU, MINCULT).

– Crear el Premio Nacional “Cultura Perú” a los practicantes del arte peruano, en sus diversas manifestaciones.

 

9) PROGRESANDO PERÚ (Miguel Hilario)

Las únicas menciones de un plan cultural:

– Identificar el patrimonio cultural y local como: patrimonio monumental (arqueológico-histórico), costumbres tradicionales y bailes típicos, gastronomía (tradicional y nueva cocina), arte y artesanía popular, idioma, medicina tradicional, y música tradicional.

– Desarrollar proyectos en las áreas territoriales con potencial histórico y cultural que empodere a la población local.

 

10) DEMOCRACIA DIRECTA (Gregorio Santos)

Las únicas menciones de un plan cultural:

– Fortalecimiento de instituciones culturales y circuitos turísticos.

– Creación del Plan Nacional de Tradición, Cultura y revaloración del patrimonio histórico cultural del país; con participación de la ciudadanía y comunidades como elementos dinamizadores y difusores de la cultura.

 

11) PARTIDO HUMANISTA PERUANO (Yehude Simon)

Las únicas menciones de un plan cultural:

– Reformaremos la política cultural y de preservación del patrimonio desterrando la visión empresarial de su administración y conservación fomentando el mecenazgo.

– Actualizaremos la legislación sobre la materia acogiendo las opiniones de especialistas y organismos internacionales.

 

*

LOS QUE HICIERON SU CHAMBA

 

12) FRENTE AMPLIO (Verónika Mendoza)

Su plan de gobierno incluye un capítulo dedicado a la Cultura e incluye propuestas para el sector audiovisual. Resumo:

– Elevación del presupuesto nacional anual del sector cultura del actual 0,29% del total del presupuesto nacional al 1%, siguiendo las recomendaciones de la UNESCO.

– Creación de la Ley General de las Culturas aprobada en un proceso de consulta democrático y participativo.

– Aprobación de la Ley de las y los Trabajadores Culturales en un proceso democrático y participativo, modificando la vigente Ley del Artista, Intérprete y Ejecutante y en coordinación con el Ministerio de Trabajo.

– Red de museos nacionales fortalecida y ampliada considerando que son espacios para la creación y transmisión de información, valores científicos, históricos que fortalecen nuestra identidad.

– Impulsar la creación de casas de cultura y museo comunitarios.

– Creación del “Programa de Cultura, Participación Ciudadana y Planes de Desarrollo Local” en el que participarán gobiernos locales, organizaciones ciudadanas de base y grupos culturales, sobre la base del Programa Puntos de Cultura, con énfasis en los productores independientes y la industria cultural nacional ubicada en las zonas y sectores más vulnerables a nivel económico y social.

 

En lo correspondiente al sector audiovisual:

– Recuperación del CONACINE.

– Mejorar las condiciones administrativas y materiales de los museos, filmotecas y las diversas entidades y/o áreas encargadas de colecciones de producción simbólica.

– Plan de fortalecimiento y democratización de la televisión pública para posicionarla como canal competitivo, con una programación diferenciada y que consolide vínculos permanentes con instituciones académicas.

–  Fondo de promoción de la producción televisiva independiente (similar a CONACINE en caso del cine), para asignar mediante concurso público recursos a iniciativas creativas independientes que no encuentran espacio en la TV comercial

 

13) PERUANOS POR EL KAMBIO (Pedro Pablo Kuczynski)

Su plan de gobierno incluye un rubro llamado “Culturas Vivas” e incluye propuesta para el sector audiovisual. Resumo:

– Actividad editorial y lectura: Renovar la Ley de Libro (Ley Nº 28086) hasta el 2018 para fortalecer la dinámica positiva en la venta de libros.

– Industria musical: Merece mayor atención para su fortalecimiento con iniciativas como plataformas de intercambio y fondos concursables.

– Artes Plásticas y Visuales [es más un diagnóstico]: “Las galerías de arte son en su mayoría privadas y subsisten por iniciativa de sus gestores, mientras el artista plástico carece de reconocimiento y de oportunidades para acceder a plataformas nacionales e internacionales o a becas de perfeccionamiento”.

– Artes escénicas: Dar mayor énfasis al Gran Teatro Nacional como centro de actividad de los elencos nacionales (Ballet Nacional, Orquesta Sinfónica Nacional, Coro Nacional, Elenco Nacional de Folclore, entre otros). Dar mayor amplitud al Programa de Formación de Públicos que allí se realiza.

En lo correspondiente al sector audiovisual:

– Sector cinematográfico:  La Ley de Cine empezó a cumplirse a cabalidad luego de 20 años de promulgada la Ley respectiva (la Ley Nº 26370, de 1994). Es necesario que este compromiso estatal no dé marcha atrás; así como es indispensable trabajar en la actualización de su legislación.

 

14) ACCIÓN POPULAR (Alfredo Barnechea)

Las propuestas de Cultura se encuentran enmarcadas dentro del rubro “Promoción de la Cultura y Turismo Nacional”, centrando la cultura como herramienta para el aumento del turismo. Resumiendo:

– Generar un sistema nacional de turismo y cultura, que supervise la puesta en valor de zonas y complejos arqueológicos, difunda información acerca de zonas turísticas a lo largo del territorio nacional, promueva la integración de circuitos turístico/culturales, y se encargue de velar por la seguridad de los turistas tanto nacionales como extranjeros.

– Continuar con la promoción del turismo sostenible para contribuir al cuidado del medio ambiente.

– Contribuir al posicionamiento de la Marca Perú.

 

15) PARTIDO POLÍTICO ORDEN (Ántero Flores-Aráoz)

Su plan de gobierno incluye un capítulo dedicado a la Cultura, aunque no hace mención puntual al sector audiovisual. Resumo:

– Creación de nuevos espacios vivos de acuerdo a nuestra arquitectura para ampliar teatros, salas de música y de danza, bibliotecas en cooperación con el Ministerio de Educación, y generar exposiciones permanentes en las diferentes ciudades del Perú, como también generar Ferias Culturales del Perú en el exterior para divulgar nuestra cultura ancestral y contemporánea.

– Mantener y modernizar los diferentes Museos, las Bibliotecas y las escuelas de Bellas Artes en las diferentes ciudades del Perú.

– Promoción de visitas a los Museos y a las bibliotecas.

– Creación del Fondo Nacional de Promoción de Cultura del cual sería aproximadamente el 0.85% del PBI, destinado a financiar las actividades directas, indirectas y de promoción otras actividades culturales del Perú como la música, danza, literatura, cine, etc.

– Creación del PREMIO NACIONAL DE CULTURA el que será otorgado, mediante un Jurado conformado por diversas personalidades de la cultura del país, a la persona u organización que se haga acreedor del mismo de acuerdo a los requisitos señalados para el otorgamiento de tal Premio.

– Se coordinará con el Ministerio de Educación dar cursos sobre Patrimonio Cultural tanto a nivel nacional como regional, provincial o distrital para elevar la autoestima de los pobladores.

 

16) PERÚ PATRIA SEGURA (Renzo Reggiardo)

Su plan de gobierno incluye un capítulo dedicado a la Cultura, aunque no hace mención puntual al sector audiovisual. Resumo:

– Fortalecer el sistema de museos ingresando a la era digital y creando un museo permanente interactivo para el conocimiento, difusión y desarrollo de las tecnologías andinas y nativas.

– Promover concertadamente la participación del sector privado en la conservación y puesta en valor de nuestro patrimonio arqueológico y cultural.

– Impulsar el reconocimiento y difusión de las creaciones artísticas en todas sus formas de expresión (escultura, danza, música, literatura oral y escrita, teatro, pintura, cine, etc.), desarrollando proyectos específicos de promoción y fomento de las creaciones culturales andinas, nativas, afroperuanas y asiática.

–  Impulsar programas de intercambio estudiantil y cultural internacionales con ayudas económicas público-privadas destinadas a promover la formación de los talentos artísticos nacionales en todas sus formas de expresión (escultura, danza, música, literatura oral y escrita, teatro, pintura, cine, etc.).

–  Fomentar los foros para la juventud, promover el turismo interno así como la difusión de la cultura nacional en coordinación con el Instituto de Radio y Televisión Peruana mediante programas de historia, de divulgación y aprendizaje de lenguas nacionales e internacionales, programas artísticos y de difusión de los valores democráticos propios de una sociedad plural.

 

17)  TODOS POR EL PERÚ (Julio Guzmán)

Su plan de gobierno incluye un capítulo dedicado a la Cultura, aunque no hace mención puntual al sector audiovisual. Resumo:

– Usar los Domos Juveniles y Escuelas Abiertas para permitir que las asociaciones puedan expresar su arte.

– Trabajar con los gobiernos locales para tener Casas de la cultura y favorecer un nuevo espacio para el desarrollo e intercambio artístico multidisplinario.

– Usar el nuevo Observatorio nacional de las juventudes para identificar los espacios de arte y crear una base de datos de movimiento autodefinidos como artístico.

– Darle a los artistas espacios para que puedan desarrollar sus capacidades.

– Implementar la permanencia de una Bienal de Arte en el Perú.

– Creación de premios concursables a la Investigación, Educación, Producción Artística, Becas de desplazamiento para asistir a eventos en el extranjero y al interior del país.

– Mediante PromPerú, garantizar la presencia de trabajadores de artes visuales peruanos en los eventos internacionales.

– Difundir cultura 24 horas al día en TV PERÚ.

 

18) FRENTE ESPERANZA (Fernando Olivera)

Su plan de gobierno incluye un capítulo dedicado a la Cultura, aunque no hace mención puntual al sector audiovisual. Resumo:

– Fomentaremos la inscripción en los Registros Públicos del patrimonio cultural de la nación como un fundamental mecanismo de protección a la cultura nacional.

– Denunciaremos penalmente toda irregularidad pública y privada contra el patrimonio cultural durante gobiernos anteriores. Se declarará la lucha nacional contra el tráfico ilícito de bienes culturales y las invasiones de áreas arqueológicas.

– Dar inicio a un programa nacional de inventario, catalogación y registro de todos los bienes culturales; muebles e inmuebles; públicos y privados.

– Fortalecer al Ministerio de Cultura a través de un organismo técnico denominado “Superintendencia del Patrimonio Cultural”. Se creará el Consejo Nacional de Cultura, verdadero directorio honorífico conformado por 10 personalidades que aportarán ideas a la Superintendencia para la promoción, conservación y defensa del patrimonio cultural.

– Establecer convenios con INRENA y la CONAM para la protección y desarrollo del patrimonio cultural/natural.

 

19) ALIANZA SOLIDARIDAD NACIONAL – UPP (Nano Guerra García)

Su plan de gobierno incluye un capítulo dedicado a la Cultura y menciona puntualmente al sector audiovisual. Resumo:

– Creación del “Plan Emprendedor”, repotenciando las industrias culturales, con el objetivo específico de llevarlas al 5% del PBI para el 2021, creando condiciones para que estas puedan bordear el 8% para el 2024, a través de alianzas público privadas que puedan consolidar la industria editorial, cinematográfica y musical que han crecido exponencialmente en los últimos años.

– Creación de un ecosistema para los emprendimientos culturales con el apoyo del Ministerio de Cultura, los Municipios, las organizaciones de apoyo a la cultura y el arte, las ONG y el sector privado.

– Impulsar programas de formación en gestión de emprendimientos culturales.

– Promover los planes de lectura, las bibliotecas municipales o comunitarias y las ferias del libro a nivel nacional.

– Promover el fondo para el financiamiento de la industria cinematográfica.

– Promover la incorporación de la educación por el arte en la educación básica.

*

Listo, esto es lo que proponen (o no proponen) los aspirantes a la presidencia del Perú. Todos los planes de gobierno se pueden descargar aquí. Además, el portal Transparencia ha lanzado esta aplicación donde se pueden comparar los planes según los rubros (salud, corrupción, medio ambiente, etc). Sin embargo, tampoco ahí se toca el área cultural, por lo que espero que este resumen sea de utilidad para los interesados.

Ojalá sea así, porque si se menciona poco el tema cultural no es necesariamente porque importa poco. Es, también, porque nosotros, actores culturales, no reclamamos más propuestas claras y específicas sobre este rubro. Y si no lo hacemos nosotros y no ponemos el tema en agenda nosotros, nadie lo hará.

Ahora toca discutir las propuestas. Incluso las que parecen ser las mejores, pero que resultan, sin duda, insuficientes. Ampliaré una serie de preguntas y recomendaciones en la siguiente entrada.

Fernando VR

 

La gran ilusión (IV): Los festivales peruanos

46144df02923d46e0c388b039456e2d1ab374

Cavalo Dinheiro (Pedro Costa, 2014)

En pocos días se inició (y terminó) un debate fallido iniciado por el crítico León Frías, intentando responder a distintos cuestionamientos que surgieron desde distintas voces, como este blog. El cuestionamiento a la cartelera comercial o a los publicistas disfrazados de críticos se convirtió, para León Frías, en una lucha de gustos, de defensores de todo tipo de cine versus snobs que solo gustan de lo experimental, y de ahí se agarró justamente la prensa más complaciente para cerrar el debate fallido: los gustos son gustos y punto. El debate terminó como un debate de esquina, donde todos hablaron pero nadie se entendió.

En fin, una semana algo inútil. Aquí seguimos con un repaso de lo que fue este 2015 en el medio cinematográfico.

*

He escrito algunas reflexiones sobre la pálida cartelera local. Contra la opinión de León Frías al post anterior (básicamente piensa que exigir una buena cartelera es pedir peras al olmo, que no va a cambiar, etc.), yo creo que se pueden encontrar modos de presionar para que lleguen títulos más interesantes a los cines peruanos. Incluso, “presionar” no sería el verbo adecuado, ya que en mi experiencia, más de una vez he sido consultado por los responsables de un cine (UVK Larcomar) sobre qué películas creía yo que ellos podían mostrar ellos en su Cine Arte. El tema es encontrar un modo que beneficie a todos: cineastas, productoras, distribuidores, exhibidores y público. Difícil, pero no lo veo imposible. 

Pero dejemos de momento la cartelera comercial y vamos a los eventos indispensables para todo cinéfilo: los festivales de cine. Hablo del cinéfilo que me interesa, el cinéfilo que rastrea en webs y blogs por nuevos títulos, el cinéfilo cuya emoción no se limita a la última película de directores ya conocidos sino que investiga y entra a una sala por el puro placer de ser sorprendido con obras y autores inesperados.

En Lima (lamentablemente no en Perú), si uno de verdad quiere ver buen cine, tiene al menos una decena de festivales, muestras, ciclos especiales y más a lo largo del año. Y la mayoría tiene invitados internacionales, la mayoría tiene películas que ni siquiera Polvos Azules o los torrents tienen, la mayoría son punto de encuentro de gente entusiasta y alegre que tiene el honor de ver películas que a veces no han sido estrenadas en grandes ciudades de Europa, Asia o Sudamérica.

Lima, por ejemplo, tiene actividades de lujo. Con pocas semanas de diferencia dos directores que ya son historia del cine pisaron la ciudad: Pedro Costa, como invitado central del Festival Lima Independiente, y Werner Herzog, como invitado del Festival de Lima. Hace pocas semanas estuvo el colombiano Luis Ospina como invitado central del festival Transcinema. Y, entre los tres festivales, se podría hacer una lista de 40 grandes títulos, muy superiores a cualquier lista de cine comercial publicada.

Por citar solo algunos títulos destacados que se estrenaron en Lima Independiente, donde participé en el equipo de programación:

  1. Cavalo Dinheiro, de Pedro Costa
  2. Homeland, de Abbas Fahdel
  3. Belluscone. Una storia siciliana, de Franco Maresco
  4. Things of the Aimless Wanderer, de Kivu Ruhorahoza
  5. Una juventud alemana, de Jean-Gabriel Périot
  6. A Pigeon Sat on a Branch Reflecting on Existence, de Roy Andersson
  7. The Reaper, de Zvonimir Juric
  8. João Bénard da Costa, outros amarão as coisas que eu amei, de Manuel Mozos
GermanYouth3web

A German Youth (Jean-Gabriel Périot, 2015) Mejor Ópera Prima Lima Independiente 2015

Sin embargo, más de un lector se preguntará: “¿Cómo es que no me enteré, cómo es que me las perdí, cómo nadie me avisó?”

Esto puede tener varias respuestas:

1. Los festivales

La primera responsabilidad es de los festivales. Festivales jóvenes como Lima Independiente o Transcinema cuentan con recursos limitados, y eso incluye una convocatoria limitada. Si bien se van asentando con cada edición, son eventos hechos por equipos pequeños, con recursos escasos y arañando cualquier ayuda posible para sacar adelante diez o doce días de buen cine, días que incluyen proyecciones, charlas magistrales, encuentros con el público, talleres y más. A veces, tan pocas manos para tantas actividades hacen que un objetivo fundamental se pierda de vista: lograr que el público asista a las funciones.

¿A qué me refiero? He visto salas repletas en Lima Independiente. Ojalá cada año se mantenga así. Pero existen también funciones con menos espectadores de lo esperado. Esto pasa en todos los festivales, incluido el Festival de Lima PUCP. Y es labor esencial de un festival preguntarse qué falla en esos casos.

Para mí, una solución a estos problemas pasa por concentrar esfuerzos. La bendición de Lima de tener tres festivales fascinantes (cuatro, si contamos Al Este de Lima) resulta a veces un problema. Y no me refiero a un calendario apretado ni a un posible hastío del espectador. Creo que los cinéfilos son agradecidos con todo lo que reciben. El problema quizás está entre las propias organizaciones, donde se cree que el mejor festival es aquel que cuenta con más y más películas, con más y más secciones. Cada festival arroja cien o doscientos títulos nuevos que la ciudad debe descubrir. ¿Hay cuatrocientas/quinientas películas que valgan la pena en el mundo cada año? ¿Hay espectadores en una ciudad para todo ello?

Quizás sí. O quizás haya que pensar menos en la cantidad, menos en ganarle en números al otro festival. Quizás haya que pensar más en reducir números, en concentrar esfuerzos, en mejorar la organización, en evitar fallos y en atraer más y mejores espectadores. Quizás haya que reflexionar más sobre estos puntos en lugar de estar pendientes de los comentarios foráneos, de los elogios en las redes sociales, donde todo parece fantástico desde fuera, pero al llegar el momento de las proyecciones resulta que el impacto local es deprimente.

Como programador,siempre me he preguntado si sirve de algo pelear con otro festival local por un estreno, conseguirlo, y que a la función vayan diez personas. O menos.

 

2. El silencio de cierta prensa especializada

Como indiqué, festivales como Lima Independiente o Transcinema no tienen la llegada o la convocatoria que pueda tener el festival de Lima, por ejemplo. Y es normal: no tienen ni la décima parte de recursos que tiene el festival apoyado por la PUCP. Ni siquiera la vigésima. Y aunque tanto Lima Independiente como Transcinema son festivales con un criterio definido, apostando por un cine feroz, vibrante, renovador (y sin perder de vista a grandes maestros), ante cierto público no pasan de ser eventos casi secundarios. O, como los suelen llamar, “festivales alternativos”.

¿Qué significa eso de “alternativo”? Simplemente que para cierta prensa ya existe un festival “oficial”.

Por poner un ejemplo: el balance del año escrito por el crítico Federico de Cárdenas y publicado en La República, balance donde se menciona a los jóvenes festivales casi con pesar, de pasada. Un crítico que a pesar de estar acreditado en Transcinema y de haber asistido a varias funciones, solo habla de dicho festival en esa mención que no llega a ocupar una línea. Pero no es un caso aislado. Para la mayoría de críticos, los festivales apenas sirven para hacer listas de fin de año. Las coberturas brillan por su ausencia antes y durante estos eventos. Y eso es porque, básicamente, la mayoría de críticos brillan por su ausencia en las salas.

¿Por qué pasa eso? Hace pocas semanas, un lector “Alberto” se quejaba en el blog de Ricardo Bedoya por los horarios y las sedes de Transcinema. Su reclamo se resumía en que de nada servía poner grandes películas si nadie podía ir a verlas. Como ejemplo de festival serio ponía al festival de la PUCP, donde todos sabemos que nunca hubo problemas ni retrasos, menos en sus primeros años, nunca jamás.

Sí, es cierto que cada festival tiene sus problemas y sus limitaciones. Pero eso no justifica la actitud del amigo Alberto, actitud de persona perezosa y fastidiada ante la nueva edición de un festival. En comentarios así, hay poco de cinefilia y más de fastidio contra estos nuevos eventos. Como si, de cierto modo, el fastidio que expresó Edgar Saba en su momento por el crecimiento de Lima Independiente hubiera colado en no pocas personas. Esa sensación de “quiénes son estos”, “qué se han creído”, sensación que de cuando en cuando aparece camuflada bajo otras apariencias.

Balance del año en la revista Somos. Si los festivales de Lima apenas son mencionados, los de provincia ya ni existen:

*

En todo caso, felizmente hay espectadores más jóvenes y entusiastas que asisten a estos festivales con alegría y comprensión. Para ellos, la existencia de distintos festivales es un lujo. También surgen nuevas fórmulas, como la intentada entre Lima Independiente y la Universidad de Lima este año. Quedará en la historia de la cinefilia local que en una velada única, doscientas personas disfrutaron de una sesión doble con la ganadora del León de Venecia (A Pigeon Sat On a Branch… de Roy Andersson), la ganadora del Oso de Oro (Taxi, de Panahi), y en medio O Velho do Restelo de Manoel de Oliveira. Estos ensayos se agradecen, tanto al festival, como a la universidad. Principalmente a los dos impulsores del acuerdo: Ricardo y Rodrigo Bedoya. A ellos, las gracias.

Nuevos espectadores, nuevos festivales, nuevos cineastas. Para los que queremos el cine, estas novedades son motivo de alegría y no de fastidio. Los caminos de este cine peruano que se viene renovando son largos y es mejor recorrerlos con discusiones francas y abiertas. 

 

Cine Peruano 2015: La gran ilusión (III)

a pigeon

A Pigeon Sat on a Branch Reflecting on Existence (Roy Andersson, 2014)

 

En los últimos días, el crítico de cine Isaac León Frías ha respondido a los diversos comentarios que han aparecido aquí y en otros blogs sobre el insuficiente papel de la crítica local en Perú.

León Frías, y luego Ricardo Bedoya, reaccionan al siguiente comentario de Mónica Delgado:

Sobre el tema del periodismo cinematográfico y su relación con la cartelera, se mantiene inalterable el círculo vicioso de estrenos-majors- crítica-reseñas, como si toda la información que pudiera recibir un espectador interesado solo estuviera condenada a ser réplica de los estrenos. Esto permite mantener un tipo de crítica caduca de hace más de 60 años. Y como lo mencioné en algún tuit, una salida es seguir propiciando nuevos espacios para otro tipo de crítica. Otro tipo de periodismo cinematográfico frente a la pobreza de los textos, a reseñas argumentales donde hacer el check de buena foto, buen actor, buen guión, buen ritmo, queden pues en el terreno del ejercicio de aquellos que ven a la crítica como una experiencia amateur y primaria.

La respuesta de León:

Si se quiere dedicar un blog o una revista impresa a una producción de signo independiente, en buena hora. Que existan festivales dedicados a esa producción, estupendo, y ojalá que vayan en aumento… Pero convertir eso en la única modalidad defendible es un error que sólo se explica por una visión limitada y elitista del arte cinematográfico (por más que diga que es amplia y plural) y un menosprecio del cine como espectáculo popular.

No veo en las palabras de Mónica Delgado -en ninguna línea- que ella proponga convertir el cine “independiente” o “de autor” en “la única modalidad defendible”. Lo que entiendo de las palabras de Mónica es que ella busca lo que a mí también me gustaría encontrar: críticas de cine que no sean simples reacciones a la cartelera local, reacciones pobres en muchos casos, textos que se quedan en la reseña y en frases insustanciales (buena actriz, mal guion, etc) o demás comentarios que uno puede esperar de ciertos espectadores pero no de personas que se dedican a pensar una obra cinematográfica.

A diferencia de las palabras de Mónica, yo no creo que criticar la cartelera sea algo caduco. Disfruto mucho leyendo una crítica inteligente de una película que recién aparece. El problema es cuando únicamente existe ese tipo de crítica. El problema es cuando únicamente se habla de la cartelera. El problema es cuando en los balances de fin de año no se recuerda el maltrato a películas como Climas, o que la distribuidora FOX trajo a América Latina una versión cortada de Kingsman. El problema es cuando a fin de año nos apabullan con noticias sobre la taquilla y las grandes cifras del cine peruano y no se analice este tema en profundidad. El problema es cuando en diarios o revistas que podrían mencionar otro tipo de cine, no se hace. O quizás el problema sea que a esos diarios y revistas ya no les interese hablar de otro tipo de cine.

Pero lo más extraño de la respuesta de León Frías viene en esta segunda entrada, donde insiste con el tema: “El autoritarismo estético”. Aquí, junto a Mónica Delgado, John Campos o Farid Rodríguez, me menciona como una de las personas que cree que “el cine que no se aviene a los postulados de la independencia artística más o menos radical” es mejor o supera al cine que se estrena en salas. Escribe León:

El mensaje más o menos explícito es que todos los críticos y los que escriben de cine y no se concentran casi en exclusividad en la producción promovida desde esos festivales [Lima Independiente y Transcinema] y la que está en esa línea, son cómplices de una distribución comercial que debería ser si no combatida, al menos, ignorada.  Prácticamente, excluyen la atención del público mayoritario y del cine que este público consume… Lo que se desprende de lo que escriben es una posición con claros signos autoritarios.

Creo que León Frías confunde dos conceptos muy distintos. Una cosa es que yo critique la cartelera y otra cosa es que exija a la crítica (no sé con qué poder) que solo escriba sobre lo que se ve en los festivales. Según su razonamiento, si una persona cuestiona la cartelera comercial entonces esa persona cree que el cine “radical” es mejor que el comercial. Es una falacia demasiado notoria para que no la advierta.

Así que no se trata de un debate “Cine radical VS. Cine comercial” como quiere vender Isaac León Frías. No en mi caso, y dudo que en el caso de las otras personas que menciona. Se trata de no resignarse y exigir una mejor cartelera, al menos, como mínimo, en cada balance de fin de año.

De hecho, en mi cuenta de Twitter he puesto mis mejores películas estrenadas en la cartelera comercial de Madrid: The Assassin, Hard to Be a God, The Kindergarten Teacher, Phoenix, A Pigeon Sat on a Branch, Mission Impossible: Rogue Nation. Es una pena que en Perú ya nos hayamos resignado a que la cartelera, con excepción de Mission Impossible, no muestre títulos de este nivel. Solo queda a los espectadores peruanos esperar que los festivales traigan algunas de estas películas o que se filtren estos títulos en internet.

Fernando VR

Cine peruano 2015: La gran ilusión (II)

Captura de pantalla 2015-12-30 a la(s) 14.40.55

A punto de despegar (Lorena Best y Robinson Díaz, 2015)

Hace unos días iniciamos este blog publicando un balance del 2015, enfocado más en un análisis sobre la crítica nacional que en dar listas de películas, listas que a veces saben a poco para reflexionar lo que se ha vivido a lo largo de todo un año.

Retomo lo escrito en el post anterior y amplío algunas reflexiones sobre lo sucedido con el cine peruano este 2015, año que parece haber sido uno de los mejores en nuestra historia según cifras recientes de taquilla y producción, cifras que sirven más para maquillar la realidad y esconder nuestra fragilidad.

*

Un tema muy comentado en algunos balances de fin de año es el exitoso momento que vive el cine peruano, basados en la cifra de que se han hecho más de sesenta películas a lo largo del año (hay una lista hecha en esta entrada de Cinencuentro). A esto se suman los titulares de los diarios que nos recuerdan cómo la taquilla se doblegó ante el cine peruano. Actores, guionistas y hasta congresistas han salido a elogiar por las redes el gran año del cine peruano. “¡Sesenta películas! ¡Líderes en taquilla! ¡Bravo!”, exclaman con una fascinación algo sonrojante. No por nada estamos en la época de reventar cohetes en exceso.

Pregunta fundamental: ¿de esas sesenta películas, cuántas han visto todos los que saltan en un pie? ¿Tres, cuatro, cinco? ¿Cuántas de estas películas se han proyectado una o dos veces, frente a un auditorio de diez, veinte, treinta personas? ¿Cuántas de estas obras se podrán ver en próximas oportunidades? ¿Qué salas, qué espacios, qué ventanas se abrirán para esas películas? La vida de esas películas, ¿recién empieza o ya terminó?

De esas sesenta películas, ¿cuántas nacieron con la finalidad de hacer caja rápidamente? ¿Cuántas son mala televisión? ¿Cuántas son alargados sketches cómicos? ¿Cuántas dan vergüenza ajena?

No se trata de ser elitistas con un arte. No se trata de exigir que el cine incluya solamente a obras serias, trascendentales o filosóficas. Hace falta aventura, comedia, terror, dolor. En una palabra, emoción. ¿Cuántas de esas sesenta películas nos hacen sentir emoción y cuántas nos hacen sentir horror, pero por el bochorno que está ante nuestros ojos?

Este año se habló del “subcine peruano”. Pero no se ha profundizado en las razones de esta proliferación. ¿Cómo entender que hayan surgido cada vez más películas como Macho peruano que se respeta o El pequeño seductor? Aquí una loca teoría:

Aparece un economista neoliberal (uno desfasado, uno de los pocos del planeta que sigue hechizado por el cuento del mercado) y repite por todos lados que el cine peruano no necesita una ley, que Asu Mare ha probado que, si los cineastas quieren, pueden hacer dinero. Entonces, el empresario peruano (perdón, el emprendedor) junta unos miles de dólares y lanza cada vez más películas que no son películas, son malos gags de una mala televisión o capítulos perdidos de la miniserie Calígula.

¿Está mal festejar las cifras, los récords de taquilla, la cantidad de producción que se hace? No, para nada. Más de sesenta películas peruanas es señal de buena salud, de nuevos aires. Pero quedarse con el titular es no ver todas las grietas alrededor. Los que solo se alegran por las cifras son similares a los que se alegran porque en el norte se hizo el ceviche más grande del mundo. Son alegrías patrioteras e insustanciales, basadas en datos que no resisten un análisis medianamente serio.

Captura de pantalla 2015-12-30 a la(s) 09.40.53

Cuando te venden titulares, te quedas en los titulares.

 

*

Otro gran problema con los balances de fin de año es la mirada estrecha de la “crítica local”. Por un lado festejan la existencia de más de sesenta títulos. Por otro, solo se repiten dos o tres títulos entre las favoritas del año. Uno de los títulos más obviados en la mayoría de listas es Videofilia (y otros síndromes virales), de Juan Daniel F. Molero. Esta es, en mi opinión, la película peruana del año, tan austera como libre, y mucho más compleja y pendenciera que las celebradas Magallanes o NN

Ni el Tiger Award en Rotterdam ni la veintena de festivales internacionales ha hecho que la crítica reaccione. Ni el premio en Lima Independiente ni las salas repletas y agotadas horas antes de las funciones. Leyendo balances, concursos online y demás, parece que no hay espacio para la multiplicidad. Ni siquiera en la prensa online, webs que no ofrecen miradas nuevas sino apenas replican los vicios de la prensa nacional. Grave problema el de los jóvenes, que resultan ser más viejos que los viejos.

En ese sentido, algunos títulos para rescatar del cine peruano este año:

Dos largometrajes: Videofilia (y otros síndromes virales), de Juan Daniel F. Molero, A punto de despegar, de Lorena Best y Robinson Díaz.

Dos jóvenes realizadores que mantienen una constancia y coherencia en sus quehaceres como cineastas independientes: Bryan Rodríguez y Enrique Méndez. Sus últimas obras, Pedro Navaja y Algo se debe romper, son películas que deben difundirse y discutirse más. Si en Perú hubiera algo parecido a un cine cuya poesía surge de la soledad y la marginalidad, sería el de estos dos cineastas.

Molero, Best, Díaz, Rodríguez, Méndez. Aquí hay cinco nombres a tener en cuenta. Y podría sumar a Ivo Ferreyra, a Erick Portilla, a Ricardo León y a más personas. Si vamos a celebrar que 2015 es un año con sesenta largometrajes y más de un centenar de cortos, no reduzcamos el cine peruano a tres títulos, y atendamos mejor a esa actividad creciente y activa que involucra ya no solo a pequeños círculos sino a cientos de cineastas y técnicos que configuran un nuevo sector audiovisual. Reducir el cine peruano a pocos nombres es vivir en el pasado.

unnamed-(3)

Pedro Navaja (Bryan Rodríguez, 2015)

*

Volvamos a las listas de fin de año.

En Perú se mantiene la costumbre de hacer listas de los mejores estrenos en las salas comerciales. ¿Alguien sabe para qué sirven esas listas? ¿De qué me sirve que el crítico X piense que The Martian (?) está entre lo mejor del año? ¿Cuál es el sentido práctico? ¿La repondrán acaso?

Hay tres razones por las cuales esas listas sirven, y no necesariamente buenas razones:

1ero. Esas listas existen para que de aquí a una o dos décadas veamos lo que se proyectaba en nuestra época y nos demos cuenta de la riqueza o pobreza de nuestra cartelera. Sirven como balance. Como información estadística, si quieren.

2do. Sirven para que la próxima vez que vayamos a Polvos Azules o la próxima vez que descarguemos una película pirata, busquemos esas películas. Todos sabemos que incluso la piratería exige cierta curaduría.

3ero. Para mí, la razón fundamental. Esas listas existen para ocultar la gran, única e irrebatible realidad: la cartelera comercial es paupérrima. Año tras año, la oferta cinematográfica de los cines comerciales da pena. Nos hacen tragar unas doscientas películas absolutamente olvidables, y de cuando en cuando, un blockbuster disfrazado de caramelo. Lo más triste es que, cuando esos blockbusters son relativamente decentes, nos sentimos extasiados y no dudamos en ponerlas como lo mejor del año. Así de sedientos de buen cine estamos.

Elijamos, por ejemplo, dos semanas al azar en la cartelera comercial peruana.

Si hubiera querido recibir el cumpleaños de mi hermano en el cine, en la semana del 23 al 29 de abril, me hubiera encontrado con estos estrenos: Decisión mortal (Good People), La elegida del mal (At the Devil’s Door), 13 pecados (13 Sins), El viaje más largo (The Longest Ride) o Héroe de centro comercial 2 (Paul Blart: Mall Cop 2).

¿Alguien recuerda estas películas? ¿Alguien las vio y siguió pensando en ellas una hora después de verlas? Esa semana, o era comprar entradas para eso o tocaba ir a las reposiciones de Footlose.

Si me hubiera dado ganas de ir al cine en Halloween (semana del 31 de octubre), hubiera tenido que elegir entre: Pacto criminal (Black Mass) / Escalofríos (Goosebumps) / El último cazador de brujas (The Last Witch Hunter) / Atrapados (Vice) y El perro luchador. Sin comentarios.

Elxperroxluchadorx480

Un mono riéndose. Lloramos de risa.

Ese es el triste panorama de una semana cualquiera. Luego aparecerán los Marvel y Star Wars de turno. Luego aparecerán películas como El francotirador o Inside Out que nos lo venden como grandes obras cuando son películas apenas regulares de Eastwood y de Pixar.

Estas listas que aparecen en periódicos, radios, webs, estas listas de “lo mejor de la cartelera 2015” es parte de un mecanismo para ocultar esa realidad, la realidad de una industria cuyo único camino parece ser el reciclaje, la realidad de una cartelera anodina y la realidad de una crítica que (salvo honrosas excepciones) está dividida en dos grupos: los que ya no tienen interés en cuestionar nada y los que en realidad son financiados por las distribuidoras, llenando sus webs de promoción al blockbuster de turno. 

Necesitamos más análisis críticos de lo que recibimos como espectadores y menos listas de críticos fantasmas, desaparecidos a lo largo del año, y que reaparecen únicamente para hacernos pensar que fue un gran año de grandes películas, cuando no ha sido así.

 

Fernando Vílchez Rodríguez

Cine peruano 2015: La gran ilusión (I)

videophilia-and-other-viral-syndromes

El cineasta Robinson Díaz (A punto de despegar, 2015), escribe estas palabras con relación al decepcionante papel de la crítica cinematográfica peruana este año. Con este balance, arrancamos este blog dedicado a reflexionar y debatir el cine peruano.

*

Escribe: Robinson Díaz

 

En mi opinión, este año el papel de la crítica cinematográfica, salvo algunas excepciones, ha sido muy lamentable. Veo, con temor, que el desempeño de este año confirma el descenso paulatino de un oficio que nunca fue del todo sólido, al menos desde que tengo memoria. Este año han primado la frivolidad y la superficialidad; como ejemplo señalo dos casos de la ceguera de nuestra prensa cinematográfica hacia hechos realmente relevantes en el ejercicio cinematográfico peruano.

En el año 2015 hubo un suceso que puede ser considerado, sin exageraciones, como uno de los mejores para la cinematografía nacional: el premio conseguido por la película peruana Videofilia, de Juan Daniel Molero, en el Festival Internacional de Cine de Róterdam. Se coronó como la mejor película del certamen, considerado como uno de los mejores del mundo, a la altura de Cannes, Berlín, Venecia y Locarno. Esta hazaña tiene doble mérito: Videofilia se hizo de manera muy modesta, entre amigos y con equipos mínimos. No obstante, esa noticia pasó totalmente desapercibida por los medios de comunicación que, sin embargo, dedicaron muchas páginas a la última película de Carlos Alcántara. Lamentablemente, el papel de los medios digitales especializados de cine no ha sido muy diferente. Salvo excepciones, no se ha hecho noticia ni se ha analizado la importancia de este evento, que marca un momento decisivo en el quehacer cinematográfico peruano: el de la consolidación de una forma de hacer cine en el Perú, ajena al de las grandes producciones tradicionales.

Otro profunda decepción fue la escasa repercusión que tuvo en los medios cinematográficos peruanos la presencia de Pedro Costa en el Perú, quien es posiblemente el mejor director en actividad del momento. Mi afirmación no es antojadiza, basta revisar un poco de información especializada (les ayudo: Jacques Rancière, revista Cinemascope, etc.) para saber que el realizador portugués, junto con Béla Tarr y Apichatpong Weerasethakul, es el gran cineasta del presente siglo. Dentro de poco su nombre aparecerá en los libros de la historia del cine al lado de Orson Welles, Fellini, Godard, Bresson, entre otros genios del séptimo arte. Pero tanto su presencia, como la charla que dio junto a un productor de la talla de Luis Miñarro y la presentación de su última película, posiblemente la obra maestra del siglo XXI, Cavalo Dinheiro, pasaron casi inadvertidas. No deja de ser lamentable que la presencia de Costa ni el triunfo de Videofilia en Róterdam tampoco figuren en los recuentos de lo mejor del año.

La crítica de cine peruana, salvo honrosas excepciones, cada vez más se asemeja a una página de espectáculos, donde se celebran los estrenos de blockbusters (como Star Wars o las películas de Marvel), a los cuales les dedican numerosos y entusiastas artículos; y no solo eso, hay una obsesión con el rendimiento de la taquilla de las películas, como si la calidad o importancia de una cinta se midieran por el dinero que hace. Y por otro lado, la ausencia de críticas con profundidad de análisis, que dialoguen con otras disciplinas a partir de la propuesta cinematográfica, donde se describan los elementos del lenguaje cinematográfico y su pertinencia o utilidad dentro de una película; es decir todo lo que uno espera de un buen texto analítico está desterrado en la crítica de este país.

Esperemos que esta situación cambie, pues a diferencia de lo que opinen algunos, la crítica es esencial para el cine: no se puede concebir un arte sin personas que se dediquen a su estudio. Uno no solo aprende de cine mirándolo sino leyéndolo, por eso es fundamental que la crítica peruana recupere seriedad y tenga la suficiente solvencia intelectual para hacer análisis rigurosos que enriquezcan la mirada del espectador. Espero sinceramente que la situación varíe por el bienestar del cine peruano que todavía tiene mucho camino que recorrer para ser considerado una cinematografía relevante.